Tu asesor experto

¿En qué consiste nuestro sistema público de pensiones?

En la actualidad nuestro sistema público de pensiones se caracteriza por financiarse a través de un sistema de reparto, de tal forma que en cada año los ingresos derivados de las cotizaciones sociales, de empresarios y trabajadores, junto a las transferencias procedentes de los Presupuestos Generales del Estado sirven para pagar las prestaciones de ese mismo ejercicio. Por ello no se reservan fondos de capitalización para atender el pago de pensiones en el futuro.

Gracias al esfuerzo realizado en los últimos años, se ha logrado que la Seguridad Social genere un excedente presupuestario con el que desde el año 2000 se ha creado un Fondo de Reserva. Desde su inicio a este Fondo de Reserva de las futuras pensiones se han destinado 52.113 millones de euros, que junto a los rendimientos obtenidos por las inversiones realizadas en estos años alcanzaban al final del año 2010 la cifra de 64.375 millones de euros.

A pesar de que el fondo acumulado alcanza el 7% del PIB a cierre de 2010, actualmente solamente serviría para cubrir el pago de las pensiones contributivas de la Seguridad Social correspondientes aproximadamente a 9 mensualidades, por lo que podemos decir que a pesar del esfuerzo realizado en los últimos años, el Fondo aún es insuficiente para garantizar el pago futuro de las pensiones.

 

¿Todos los sistemas de Seguridad Social se financian por procedimientos similares?

No, realmente hay disparidades claras incluso en Europa. La Seguridad Social en España se financia básicamente con las contribuciones sociales, de empresarios y trabajadores. Si nos comparamos con el resto de Europa vemos que estas cotizaciones son especialmente elevadas en España, Francia, Italia y Portugal. Nuestro modelo es similar al de estos países del sur de Europa y tiene un importante inconveniente: grava el coste del factor trabajo en la producción, disminuyendo nuestra competitividad externa.

 

¿Cuáles es el elemento clave para el equilibrio de la Seguridad Social?

El elemento clave para mantener el equilibrio de un sistema de reparto es el aumento de la población activa respecto a la población mayor de 64 años, es decir, el mantenimiento de lo que se conoce como tasa de dependencia. Por tanto, el sistema puede entrar en dificultades cuando se produce una recesión económica y la población envejece.

En el caso español la tasa de dependencia se sitúa entorno a 3, lo que significa que aproximadamente hay 3 personas activas por cada persona mayor de 64 años.

Esta relación puede reducirse significativamente en los próximos años por el aumento de la población de 64 años, derivado de la mayor esperanza de vida para los próximos años. Un estudio reciente de la comisión europea indica que España se convertirá de aquí al año 2050 en uno de los países de la UE con una población más envejecida. Por cada 10 personas en edad de trabajar habrá 6 jubilados, es decir, la tasa de dependencia se reducirá hasta el 1,66%, por encima de la media comunitaria que se situará en el 2,5 en esta fecha.

 

¿Son sostenibles los actuales niveles de pensiones públicas?

El sistema de pensiones público español, es sin duda uno de los sistemas más generosos entre los países desarrollados, pero si las variables demográficas confirman en los próximos años su tendencia actual y los niveles de desempleo se mantienen elevados durante varios años, aumentará significativamente la presión sobre el sistema de financiación del sistema público de pensiones y sobre el estado del bienestar en general, por lo que no se podrán mantener los niveles de pensiones actuales.

Por tanto, en un horizonte no muy lejano, algunos estudios sitúan que el sistema público entrará en dificultades hacia el año 2020, será necesario realizar una revisión de las actuales prestaciones o del sistema de financiación, como ya han realizado otros países de nuestro entorno como Alemania, Suecia, Italia, etc., lo que sin duda provocará una reducción de las pensiones de futuras de los trabajadores actuales.

 

¿Cuáles son las tendencias a nivel mundial de los sistemas de previsión social?

Prácticamente todos los países van en la misma dirección, pero a diferente velocidad. En general, se avanza hacia un modelo mixto, compuesto por un sistema público de pensiones universal que garantice unas prestaciones de nivel mínimo y que trate de evitar la pobreza entre la población de mayor edad, y por un importante sistema de capitalización privado complementario al sistema público de pensiones.

En los últimos años, algunos países han realizado profundas reformas en esta dirección como pueden ser el caso de Chile o Suecia. Mientras que otros países, con sistema públicos de pensiones de reparto han realizado reformas de carácter paramétrico, con el objeto de hacer más sostenibles sus sistemas de reparto: aumentando la edad legal de jubilación, limitando la jubilación anticipada, aumentando el número de años cotizados necesarios para el cálculo de la pensión, etc., en definitiva se trata de ajustes que en la práctica suponen una reducción de las pensiones futuras.

Solo algunos países, entre los que cabe señalar a Francia, Bélgica o España, aún no han abordado a fondo la reforma del sistema de pensiones público.

 

En España, ¿es suficiente la pensión de la Seguridad Social?

A pesar del incremento de la pensión media de jubilación que se ha producido en España en la última década, la pensión media pública de jubilación no alcanza los 12.000 euros anuales, cifra claramente insuficiente para garantizar un mínimo nivel de vida hasta el fallecimiento del beneficiario.

Es evidente que se produce una significativa reducción de los ingresos cuando se transita a la situación de jubilado, y aunque una vez retirado se produce una reducción de determinados gastos, sobre todo, aquellos relacionados con el trabajo, también aumentan notablemente otros, como los gastos relacionados con la salud: medicamentos, tratamientos médicos, etc., por lo que si se quiere mantener el mismo nivel de vida, la pensión pública no suele ser suficiente y debe ser complementada con el ahorro privado, por ejemplo a través de los planes de pensiones individuales.

En España, aunque el sistema de pensiones públicas es muy generoso respecto a otros países de nuestro entorno, las pensiones públicas medias solamente vienen a cubrir el 80% del salario medio, por lo que cuando se pasa a la condición de jubilado se produce una reducción de ingresos del 20%.

 

¿Qué es un Plan de Pensiones?

Los Planes de Pensiones son un producto de ahorro, que proporciona excepcionales ventajas fiscales, cuyo principal objetivo es la constitución de un capital o una renta que permitan complementar la pensión de jubilación.

Se caracterizan por:

  • Definir el derecho de las personas a cuyo favor se constituyen rentas o capitales por jubilación, supervivencia, viudedad, orfandad, invalidez o dependencia, y las obligaciones de contribución a los mismos y, en la medida permitida por la presente Ley, las reglas de constitución y funcionamiento del patrimonio que al cumplimiento de los derechos que reconoce ha de afectarse.
  • Constituirse voluntariamente para obtener prestaciones que no serán, en ningún caso, sustitutivas de las preceptivas en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, teniendo, en consecuencia, carácter privado y complementario o no de aquéllas.

 

¿Qué clases de planes de pensiones existen?

Los planes de pensiones son productos de ahorro de carácter finalista para cubrir la contingencia de jubilación, pero en función de los sujetos que los constituyen o de los elementos personales que intervienen en ellos podemos distinguir entre:

  • Planes del sistema de empleo: Aquellos en los que el promotor es cualquier entidad, corporación, sociedad, empresa, y cuyos partícipes son sus empleados.
  • Planes del sistema asociado: Aquellos en los que el promotor es cualquier asociación o sindicato y los partícipes son los asociados, miembros o afiliados.
  • Planes del sistema individual: Aquellos en los que el promotor es una entidad de carácter financiero y cuyos partícipes son cualesquiera personas físicas.

 

¿Son seguros los Planes de Pensiones?

La seguridad de los Planes de Pensiones es muy superior a la de otros productos financieros existentes en el mercado. La ley de Planes y Fondos de Pensiones garantiza a los ahorradores una seguridad máxima en los Planes, dada la existencia de controles muy estrictos sobre la gestión de los patrimonios de estas entidades y sobre su funcionamiento.

Los propios partícipes tienen a su disposición información puntual sobre las inversiones del Fondo y sobre la situación patrimonial de sus derechos consolidados, por lo que pueden evaluar la rentabilidad de sus ahorros con frecuencia.

 

¿Su Plan de Pensiones puede verse afectado porque la entidad financiera que se lo vendió tenga dificultades financieras?

Además de los controles establecidos en la ley de Planes y Fondos de Pensiones sobre la gestión de las inversiones realizada por la gestora de los planes de pensiones, la ley establece que los fondos de pensiones son patrimonios independientes creados con el exclusivo objeto de dar cumplimiento a las obligaciones establecidas en los planes de pensiones.

Por tanto, el patrimonio de los fondos no responderá por las deudas de las entidades promotora, gestora y/o depositaria, de tal forma que si la entidad promotora o comercializadora del plan de pensiones pasa por dificultades financieras el patrimonio correspondiente a los planes de pensiones no se verá afectado en ningún caso.

 

¿Cuál es la edad mínima y máxima de contratación de un Plan de Pensiones?

No hay edad mínima para contratar un plan de pensiones, sin embargo, comenzar a ahorrar al principio de la vida laboral proporciona una gran recompensa, ya que el tiempo es uno de los activos más valorados en un plan financiero, especialmente a la hora de acumular capital.

Así mismo no existe edad máxima para contratar un plan de pensiones, únicamente se han de cumplir los requisitos que la ley determina.

 

¿Qué son las prestaciones de un Plan de Pensiones?

Son el reconocimiento de un derecho económico en favor de los beneficiarios del Plan de Pensiones, como resultado del acaecimiento de una contingencia cubierta por el citado Plan.

 

¿Qué contingencias cubre un Plan de Pensiones?

Los Planes de Pensiones otorgarán unas prestaciones en caso de:

  • Jubilación
  • Invalidez permanente total para la profesión habitual, absoluta para todo trabajo, y gran invalidez.
  • Dependencia Severa o Gran Dependencia.
  • En caso de fallecimiento. El cónyuge superviviente, los huérfanos u otros herederos previamente designados podrán recibir la prestación.

 

 

¿Es posible movilizar su Plan de Pensiones?

Se puede movilizar un Plan de Pensiones, trasladando los derechos consolidados (total o parcialmente) a otro plan o a otros planes, a otro u otros Planes de Previsión Asegurados y a otro u otros Planes de Previsión Social Empresarial.

Mediante el traslado, se movilizan los derechos consolidados a otro Plan (u otro PPA), que puede ser de distinta modalidad en razón de los sujetos constituyentes y en razón de las obligaciones estipuladas.

 

¿Cuáles son los principales mecanismos de Control e Inspección de los Planes de Pensiones del sistema individual?

Desde la publicación en el B.O.E. de la “Ley 24/2001, de 27 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social”, los Planes de Pensiones del sistema individual cuentan, entre otros, con los siguientes mecanismos de Control e Inspección:

  • La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que a su vez depende del Ministerio de Economía y Hacienda.
  • El Promotor del Plan, que hará las funciones hasta entonces desempeñadas por la Comisión de Control del Plan y Fondo de Pensiones.
  • El Defensor del Partícipe, que lo será también de los beneficiarios.

 

¿Qué es un Fondo de Pensiones?

Es el instrumento para dar cumplimiento a los Planes de Pensiones que en él se integran.

Es un patrimonio económico sin personalidad jurídica, donde se generan los recursos del Plan. Pertenece a la pluralidad de partícipes que están adheridos al Plan o Planes de Pensiones integrados en el Fondo.

Como se desprende de lo anterior, un plan de pensiones y un fondo de pensiones son dos instrumentos diferentes, aunque uno no tiene sentido sin el otro.

Un Fondo puede integrar uno o varios Planes.

 

¿Qué hacer en periodos con crisis bursátil y tipos de interés muy bajos?

Al tratarse de productos a largo plazo, durante la vida de los planes de pensiones nos encontraremos con períodos difíciles: crisis bursátiles, períodos de tipos de interés bajos… Pero en cualquier caso, para aquellas personas a las que les falten más de 15 años hasta su jubilación será más interesante invertir en planes de pensiones de renta variable, ya que su rentabilidad a largo plazo generalmente es superior a la de los planes de renta fija.

Por otro lado es conveniente buscar aquellos fondos que cuenten con carteras solventes.

Además lo aconsejable, cuando falten pocos años para la jubilación y según se vaya acercando ésta, es ir moviendo poco a poco el saldo acumulado, desde los planes de renta variable o con inversiones más arriesgadas hacia planes de renta fija o garantizados, para así conservar lo acumulado hasta la fecha y evitar posibles crisis bursátiles que puedan mermar nuestro patrimonio en los últimos años cercanos a la jubilación.

En los extremos del abanico de planes de pensiones tendríamos los planes de renta variable pura y los de renta fija a corto plazo. Los primeros darán una mayor rentabilidad a largo plazo, pero con considerables altibajos, mientras que los segundos son muy estables en su evolución, pero obtienen rentabilidades más discretas. Los primeros son aptos para la fase de acumulación, mientras el plazo de maduración de la inversión es prolongado y es posible recuperar eventuales pérdidas. Los segundos son aconsejables cuando queda poco tiempo para la jubilación y la prioridad debe ser mantener los beneficios acumulados.

 

¿Qué es la Inversión Socialmente Responsable?

Básicamente consiste en la introducción de criterios medioambientales, sociales y de buen gobierno de las empresas, en la toma de decisiones de inversión, sin olvidar en ningún caso el objetivo de obtener una rentabilidad razonable y acorde a los niveles de riesgo asumidos.

Por tanto, además de considerar criterios de rentabilidad, las inversiones en una u otra empresa se realizará en base a criterios como su respeto al medioambiente, respeto a los derechos laborales y humanos, transparencia informativa, etc…

 

¿Se puede aplicar la Inversión Socialmente Responsable a un plan de pensiones?

Por supuesto, de hecho el marcado carácter social de los planes de pensiones así como su finalidad de prever un ahorro para situaciones particulares de estrechamiento económico hacen de este instrumento financiero el vehículo idóneo para la aplicación de una política de inversiones con criterios socialmente responsables.

Además, la introducción de criterios de Inversión Socialmente Responsable en productos como los planes de pensiones, con un horizonte de inversión a muy largo plazo, permitirán que éstos con sus decisiones puedan ejercer cierta influencia sobre las políticas medioambientales, sociales y de buen gobierno de las empresas en las que invierten, teniendo su reflejo positivo en las rentabilidades a largo plazo, y pudiendo extender dichos criterios a las entidades en las que invierten.

 

Si la implantación de la Inversión Socialmente Responsable en el mundo financiero fuese mayor, ¿la actual crisis hubiese sido tan intensa?

Probablemente no. El cumplimiento de los propios principios de Inversión Socialmente Responsable implica una autorregulación y transparencia mucho mayor. Justamente la falta de transparencia y el exceso de codicia han sido dos de los factores que han favorecido las malas prácticas financieras y que desencadenaron la actual crisis financiera.