Jubilación

Nuestro sistema de pensiones (parte I)

13 octubre, 2016

Para conocer la historia del sistema de pensiones en España, y por índole de nuestra Seguridad Social, debemos remontarnos a 1883, año de creación de la Comisión de Reformas Sociales. Tras siete años de estudio de diferentes medidas, en 1900 se crea el primer seguro social: La Ley de Accidentes de Trabajo. En 1905 fue constituido el Instituto de Reformas Sociales y en 1908 el Instituto Nacional de Previsión, una organización encargada de gestionar los diferentes seguros sociales que iban surgiendo. Es el caso del Retiro Obrero (1919), del Seguro Obligatorio de Maternidad (1923), Seguro de Paro Forzoso (1931), Seguro de Enfermedad (1942) o del Seguro Obligatorio de Vejez e Invalidez (SOVI) en 1947.

Como podemos ver, la Seguridad Social en aquellos años se constituyó como una especie de cajón de diferentes seguros sociales que cubrían aspectos muy concretos de protección. Pero pronto este sistema resultó insuficiente dando lugar a las Mutualidades laborales, un sistema que desembocó en grandes discriminaciones sociales, ya que dependiendo del sector laboral en el que se encontrase el trabajador las prestaciones eran diferentes.

Para conocer la historia del sistema de pensiones en España, y por índole de nuestra Seguridad Social, debemos remontarnos a 1883, año de creación de la Comisión de Reformas Sociales

Llegada la dictadura franquista, en 1963 aparece la Ley de Bases de la Seguridad Social, que consistía en una base financiera de reparto en cuya financiación participaba el Estado y con gestión pública. Pero a pesar de estos principios, plasmados en la Ley General de la Seguridad Social de 1966, algunos de las problemáticas de los sistemas previos no fueron solucionados. En 1972 se intentó, sin éxito, corregir los problemas financieros existentes con la Ley de Financiación y Perfeccionamiento de la Acción Protectora.

Con la democracia y la Constitución de 1978, concretamente en sus artículo 43, 49 y 50, se reconoció y garantizó el derecho y la protección a la salud, los derechos de los minusválidos y de la tercera edad, respectivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *