Jubilación

Nunca es tarde para rescatar tu viejo plan de pensiones

9 mayo, 2017
Nunca es tarde para rescatar tu viejo plan de pensiones

¿Abriste un plan de pensiones asociado a una hipoteca? ¿Una empresa para la que trabajaste te benefició con un plan de empleo? ¿Te propusiste comenzar a ahorrar para la jubilación pero luego nunca más has vuelto a destinar dinero a esta índole? Por mucho tiempo que haya transcurrido desde entonces, y aunque no hayas vuelto a realizar ninguna nueva aportación, el dinero invertido y sus rendimientos te siguen perteneciendo.

Nunca es tarde para volver a emprender el propósito de ahorrar para la jubilación. Si te encuentras entre alguno de los supuestos planteados arriba, lo primero que tienes que averiguar es en qué plan se encuentran tus ahorros. Quizás el dinero acumulado no suponga una suma alta, pero por algo se empieza, y recuerda que si no se ajusta a tu perfil de inversor, o no te convence su rentabilidad, siempre puedes traspasar tu plan a otro que te convenga más por tu edad y circunstancias.

Aunque haya pasado mucho tiempo desde que abriste tu plan  y no hayas vuelto a realizar nuevas aportaciones, el dinero acumulado en él te pertenece

Aunque pueda parecer mentira, dejar olvidado un plan de pensiones no es una práctica minoritaria. En España este vehículo de inversión tiene en torno a los 10 millones de partícipes, pero la realidad es que, según datos de Inverco, durante 2015 (último año disponible en tramos de aportaciones) un 64,6% de los ellos no realizó ninguna aportación adicional, es decir, dos de cada tres ahorradores de planes de pensiones no  ingresó más dinero en su plan.

Este dato puede venir derivado de varias razones, entre las que se encuentra la imposibilidad real de ahorro de la mayor parte de la sociedad, pero también hay que tener en cuenta algunas prácticas comerciales de las entidades financieras.

No es extraño que los bancos ofrezcan bonificaciones en el diferencial de las hipotecas en función de los productos adicionales que se contraten. Por ello, miles de clientes quedan vinculados al grupo financiero a través de seguros de vida y hogar, planes de pensiones, nuevos depósitos… entre otros productos. Lo que en el caso de los planes de pensiones se traduce, en numerosas ocasiones, a una única aportación mínima inicial.

A ello se suman los planes de empleo, de los que muchos ni tan siquiera saben que son beneficiarios. “Muchos clientes acuden a las oficinas sin tan siquiera saber que tienen un plan. Gran parte son funcionarios, sobre todo policías”, apunta una empleada de una oficina bancaria. El fondo de los funcionarios es el mayor de España con 566.578 partícipes y un patrimonio de 643 millones de euros.

Lo importante es que sea cual sea tu caso, tengas claro que ese dinero es únicamente tuyo.  Puede que hayas dejado o perdido tu puesto de trabajo, o que ya hayas terminado de pagar tu hipoteca, pero tanto si fue tu empresa como si fuiste tú el que abrió este instrumento de ahorro destinado a la jubilación, tienes derecho a seguir aportando capital y recibir el dinero acumulado cuando te retires, o cuando cumplas alguno de los supuestos legales de rescate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *