Jubilación

¿Qué pasa con el plan de pensiones de mi empresa si me voy o me despiden?

27 noviembre, 2020
¿Qué pasa con el plan de pensiones de mi empresa si me voy o me despiden?

El plan de pensiones, como ya hemos comentado en otros post, es un vehículo de ahorro pensado específicamente para la jubilación. Entre sus beneficios se encuentra la posibilidad de realizar traspasos, es decir cambiar de un producto a otro, de forma sencilla y gratuita. Ahora bien, ¿qué ocurre con los planes de empleo (PPE)? Es decir, aquellos planes que promueven las empresas o administraciones públicas para sus propios trabajadores. 

En principio un plan de pensiones de empleo no permite el traspaso de dinero de un plan a otro, pero existen algunas excepciones. Entre ellas, se contemplan el despido o la extinción de la relación laboral por parte del propio empleado, aunque solo por el hecho de que una persona abandone una empresa de forma voluntaria o de manera involuntaria no significa que automáticamente pueda movilizar su dinero.

El despido o la extinción de la relación laboral por parte del propio empleado puede dar acceso al traspaso a un nuevo plan

Para que un trabajador pueda movilizar el dinero de su plan de pensiones de empleo a otro resulta necesario que en las especificaciones del propio plan se establezca que es posible hacerlo. De estar estipulado, el empleado debe acudir a la entidad gestora o aseguradora de destino para poder iniciar el traspaso presentando firmada y por escrito la solicitud de movilización. En ella el partícipe debe incluir la identificación del plan de origen, además del importe que se quiere movilizar y una autorización por parte de la gestora o aseguradora a la que se traspasará el dinero para que esta pueda solicitarlo.

Así, en dos días hábiles la gestora de destino deberá comprobar toda la documentación y solicitar el traspaso a la gestora de origen, quien, en un plazo máximo de 20 días desde que reciba la documentación, deberá ordenar la transferencia bancaria. Eso sí, si la extinción de la relación laboral se produce por acceso del empleado a la jubilación, el partícipe está obligado a recuperar sus derechos consolidados. 

En el caso de que en las especificaciones del plan de empleo no venga estipulada la posibilidad de traspaso, el partícipe podrá no realizar más aportaciones al plan, pasando a ser partícipe en condición de suspenso. Esta condición, según establece el Reglamento de planes y fondos de pensiones, permite al partícipe mantener todos sus derechos consolidados y disfrutar de ellos cuando acceda a la jubilación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *