Jubilación

La pensión de viudedad a debate

12 septiembre, 2017
La pensión de viudedad a debate

Como ya hemos hablado otras veces nuestro sistema público de pensiones está atravesando una época complicada, llevando a la Seguridad Social a número rojos en los últimos años. La última cifra publicada prevé 18.600 millones de euros de déficit para este año, por ello no es de extrañar que continuamente asistamos a debates sobre la modificación del Sistema. Con la vuelta de vacaciones, las discusiones por la renovación del Pacto de Toledo vuelven a retomarse y con ellas las de la pensión de viudedad.

La prestación por viudedad, presente en la legislación española desde 1955 y estableciéndose como un derecho pleno en 1967, tiene como finalidad proteger la situación de necesidad económica ocasionada por el fallecimiento del cónyuge o pareja de hecho. Desde 2015 esta tipología de pensión está en el centro de las discusiones políticas por la posibilidad de financiar sus cuotas a través de los Presupuestos Generales del Estado e incluso a través de los presupuestos de las comunidades autónomas. Es decir, con impuestos en vez de con cotizaciones.

El pago de las pensiones de viudedad podría pasar a ser responsabilidad de las comunidades autónomas

Pero además la pensión por viudedad, en la actualidad situada en los 639 euros de media, se ve inmersa en otro debate: el dejar de ser compatible con el cobro de otras pensiones. Actualmente pueden cobrarse junto a la de jubilación, siempre y cuando su cuantía total no excede de la pensión máxima, fijada en 2.560,87 euros.

La pensión de viudedad es la segunda que más recursos moviliza del sistema. Este año la cuantía mínima, si se tienen cargas familiares, está situada en los 737,5 euros. Para aquellos titulares con 65 años o con alguna discapacidad (igual o superior al 65%) en los 637,7 euros al mes, para las personas comprendidas entre los 60 y 64 años en los 596,5 euros, mientras que para los menores de 60 la cuantía mínima es de 482,8 euros al mes. Los beneficiarios cobran de forma mensual con dos pagas extraordinarias (generalmente en junio y noviembre). Estos ingresos tributan como rendimiento del trabajo.

 

1 comentario

  1. Jose Enrique Ainsa Sarsa dice:

    Todas las pensiones no contributivas fuera de la caja de la seguridad social y aunque no sea el tema todos los subsidios a cambio de una prestación a la sociedad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *