Jubilación

Hipoteca inversa: tu casa te complementa la pensión

3 septiembre, 2019
Hipoteca inversa

¿Tienes al menos 65 años, una casa en propiedad y quieres complementar tu pensión?  Te vamos  a dar una muy buena idea para que pases tus años de retiro con el mayor bienestar económico posible. Hoy os hablamos de la hipoteca inversa.

Se trata de un producto, comercializado por una entidad aseguradora o entidad de crédito, que permite hacer líquido, es decir convertir en dinero, el ahorro en inmuebles. Según definición del Banco de España, en la hipoteca inversa el suscriptor firma un crédito o préstamo garantizado con una hipoteca que recae sobre la vivienda a cambio de percibir un dinero. 

La casa es la garantía, pero no pierdan la propiedad de la vivienda habitual y se puede seguir viviendo en ella

Aquí es muy importante especificar que los titulares no pierdan la propiedad de la vivienda habitual y pueden seguir viviendo en ella hasta su fallecimiento, si así lo desean.

En cuanto al cobro de ese dinero, hay varias opciones: percibir todo el dinero de golpe en el momento de firmar la operación, optar por rentas mensuales periódicas o una alternativa mixta que combina ambas opciones.

Además, el producto ha ido evolucionando y hay entidades que ofrecen ventajas añadidas. Por ejemplo Caser incluye en su oferta servicios asistenciales: ayuda a domicilio y selección de personal durante los diez primeros años, y asesoramiento telefónico y ayudas técnicas (asesoramiento, alquiler y venta con descuentos) durante toda la duración del producto, que puede cancelarse parcial o totalmente en cualquier momento.

También hay que resaltar que la hipoteca inversa cuenta con una regulación específica que protege al usuario con medidas como el asesoramiento obligatorio independiente suministrado. Asimismo, no hay que dejar de mencionar las importantes exenciones fiscales que conlleva para promover su contratación entre quienes más lo necesitan. Así, por ejemplo, el titular está exento del pago del impuesto de actos jurídicos documentados.

Para poder acogerse a este producto financiero hay que tener una edad comprendida entre los 65 y 100 años, nacionalidad española o residente en España, poseer una vivienda habitual en propiedad y libre de cargas. No es muy difícil cumplir esas condiciones imprescindibles, ya que según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 89% de los españoles mayores de 65 años cuenta con una vivienda en propiedad cuando llega a la jubilación. De hecho somos el país de Europa occidental donde más se concentrado el ahorro en la vivienda.

Sin duda una buena opción para complementar la pensión pública del 19% de la población española, es decir 8,8 millones de personas mayores de 64 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *