Jubilación

Guía práctica para disfrutar de la vejez

28 marzo, 2017
Guía práctica para disfrutar de la vejez

Infancia, juventud, madurez… La vejez es una etapa más de la vida que presenta un montón de oportunidades. Si aceptamos el paso de los años con naturalidad, viviremos la vejez con mucha más intensidad.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que hace falta compromiso. Y es que es esencial que nos impliquemos personalmente en nuestro propio bienestar físico, psicológico y social y para ello es imprescindible llevar una vida activa en todos los ámbitos, tal y como recomiendan distintas guías.

Es imprescindible implicarse en nuestro propio bienestar físico, psicológico y social

Relaciones sociales y optimismo. tener vida social, ya sea con la familia, amigos o conocidos es crucial para mantener la autoestima, sentirse útil, ser independiente y tener confianza y seguridad en uno mismo.

Además, mantener una actitud positiva ante la vida ayuda a envejecer de forma saludable e incluso  a vivir más, según diversos estudios. Ya sabes, intenta ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío.

Alimentación saludable. Con saludable nos referimos a que debe ser suficiente para nuestro grado de actividad física, variada y equilibrada para que cubra nuestras necesidades. Ya sabes: cinco comidas al día, procurando que el desayuno y la comida sean más contundentes que la cena, siempre ligera.

En esta etapa de la vida lo ideal es que la mitad de lo que comas sean verduras, frutas y hortalizas, un cuarto cereales y el cuarto restante proteínas. Las grasas, el azúcar y la sal de forma controlada y el agua, con alegría.

Actividad física. Sus beneficios están más que demostrados y te ayudará a compensar los cambios físicos que habitualmente se producen en el cuerpo a partir de los 65 años. Ten en cuenta que cuanto mejor sea tu forma física, más independiente serás.

No te estamos proponiendo que te conviertas en corredor de maratón de la noche a la mañana. Empieza poco a poco y ve aumentando el ritmo de actividad progresivamente. Tampoco se trata de practicar un deporte concreto, se puede hacer ejercicio en las actividades cotidianas como ir a la comprar, lavar el coche, bajar y subir escaleras,  ir a bailar, cuidar el jardín o realizar sencillos ejercicios de estiramiento. Con que le dediques media hora al día, será suficiente, el caso es evitar el sedentarismo.

Cuidados corporales. No descuides tu higiene bucal –tanto si usas dentadura postiza o mantienes tus piezas-, la hidratación de tu piel –se pierde elasticidad y se hace más frágil con la edad-, protégete del sol, mima a tus pies –ciertas enfermedades, uñas mal cortadas o problemas de circulación los hacen especialmente delicados-, procura dormir bien, así estarás con más fuerza, más despejado, con mejor humor y más alegre. Y, ¿por qué no?, mantente activo sexualmente si  así lo deseas.

Mente activa. Con el proceso de envejecimiento cuesta más retener información nueva y las pérdidas de memoria son más frecuentes, no obstante ese deterioro se puede ralentizar si mantenemos activa nuestra mente ¿Cómo? Interésate por tu entorno e intenta participar en sociedad. Tampoco dejes de seguir aprendiendo sobre lo que te guste. Además, dormir bien y procurar leer y escribir te ayudarán en tu día a día.

Estos consejos te ayudarán a afrontar tu vejez con el mejor de los espíritus y quien sabe si también alargarán tu esperanza de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *