Jubilación

Estoy jubilado, ¿tengo que hacer la declaración de la renta?

29 mayo, 2020
Estoy jubilado, ¿tengo que hacer la declaración de la renta?

Inmersos en plena campaña de la declaración de la renta pueden surgir diversas dudas. Una de las más recurrentes tiene que ver con el deber, o no, de rendir cuentas ante el fisco si se está jubilado. Mucha gente piensa que al no trabajar y no percibir un salario no se está obligado, pero nada más lejos de la realidad. La pensión pública tributa en el IRPF como rendimientos del trabajo y por tanto, se debe declarar por ella.

Eso sí, a la hora de presentar la declaración de la renta,  los jubilados, al igual que cualquier otro ciudadano, cuentan con excepciones. Solo estarán obligados a presentarla aquellos que cobraron en 2019 más de 22.000 euros anuales. También aquellos que teniendo dos pagadores, o más, perciban de ellos más de 1.500 euros y sus ingresos totales superen los 14.000 euros. En esta suma también cuentan las pensiones procedentes de otros país.

La pensión pública tributa en el IRPF como rendimientos del trabajo y por tanto, se debe declarar por ella

También deben tenerse en cuentas el cobro de planes de pensiones. Los ingresos que se perciban por medio de este vehículo de ahorro se consideran igualmente rendimientos del trabajo y aumentan la base imponible del IRPF, tributando por tramos, desde el 19% hasta el 45%.

Los jubilados que hayan recibido más de 1.600 euros en rendimientos de capital mobiliario, es decir aquellos que ingresos procedentes de arrendamiento y subarrendamiento de bienes muebles o cobraron intereses de cuentas bancarias, depósitos o dividendos, también deberán realizar la declaración de la renta.

Por otra parte, existen pensiones exentas a la hora de realizar la suma total, y cuyos ingresos Hacienda no tiene en cuenta a la hora de establecer límites. Estas son algunas de ellas:

  • Pensiones a favor de quienessufrieron lesiones o mutilaciones por la Guerra Civil.
  • Pensiones por incapacidadpermanente del Régimen de Clases.
  • Pasivas, siempre que lalesión inhabilitase por completo al preceptor de la misma para toda profesión uoficio.
  • Pensiones de orfandad.
  • Prestaciones públicasextraordinarias por actos de terrorismo.
  • Las indemnizaciones comoconsecuencia de responsabilidad civil por daños personales, en la cuantía legalo judicialmente reconocida. En otras palabras, las pensiones derivadas deaccidentes.
  • Las anualidades por alimentospercibidas de los padres en virtud de decisión judicial.
  • Pensiones del extranjero queno superen los 1.500 euros siempre que el total de rendimientos de trabajo nosupere los 22.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *