Jubilación

¿Es viable trabajar con 75 años?

20 junio, 2017
¿Es viable trabajar a los 75 años?

Retrasar la edad de la jubilación es una de las propuestas que está encima de la mesa para intentar asegurar la viabilidad del Sistema de Pensiones, sin embargo ¿hasta qué edad estamos en condiciones de seguir en activo? Hemos recabado opinión experta para saber si una persona de 70 ó 75 años está en condiciones de trabajar.

En los últimos años se ha escuchado de todo. En Alemania se llegaron a plantear –luego se lo pensaron mejor- diferir el retiro hasta los 80 años. Aquí hace solo unas semanas, el gobernador del Banco de España ha sugerido retrasar la edad de jubilación más allá de 67 años, la edad legal que se alcanzará en 2027.

“En el caso de profesiones que requieren carga física elevada (construcción o movilización de grandes pesos), o grandes reflejos (el trabajo en altura), o estar mucho tiempo de pie (comercio) o sentados (labores administrativas) no deberían tener una edad de jubilación obligatoria alta”,  advierte José Antonio López Trigo, presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG). Resalta lo de “obligatorio” ya que opina que quien quiera seguir en activo debe tener derecho a hacerlo. “Desperdiciar un enorme capital de experiencia solo por la edad de la persona es un lujo que nuestro sistema no se puede permitir”.

Las capacidades físicas y cognitivas de una persona mayor sana no tienen por qué ser menores que las de otra más joven

Ahora bien, en el caso de que se convirtiera en obligatorio seguir trabajando a los 70 o 75 años, ¿estaríamos en general capacitados? La contestación es clara: depende. “No es lo mismo hacer un trabajo físico en la construcción, que desarrollar tareas intelectuales como, por ejemplo, profesor universitario”, apunta López Trigo. “Quizás el operario no podría seguir desarrollando labores tan duras, pero si quisiera, de forma voluntaria, podría pasar a desempeñar tareas de jefe de obra, por ejemplo”. En el caso de un cirujano “sano”, nada le impediría participar en intervenciones para aplicar todos los conocimientos adquiridos con los años.

Y es que el experto en geriatría defiende que las capacidades físicas y cognitivas de una persona mayor sana no tienen por qué ser ni un ápice menores que las de otra persona más joven. “El rendimiento intelectual sano es absolutamente compatible con cualquier edad.  Si no fuera así, no tendríamos premios Nobel de 80 años”. No obstante, explica el doctor, sí es cierto que se pueden ralentizar ciertas funciones, por ejemplo, necesitar más tiempo para recorrer una misma distancia, -“pero se llega a recorrer”-, o para procesar una información, -“aunque se llega a la misma conclusión”-.

Es decir, no ‘pesan’ los años, sino la salud. No es una cuestión baladí ya que en España el 73% de los mayores de 65 años presenta, al menos, una enfermedad crónica, es decir, alguna patología cardiovascular (incluyendo el infarto de miocardio o los accidentes cerebrovasculares), enfermedad respiratoria, diabetes  o cáncer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *