Jubilación

Diferencias entre jubilación activa, parcial y flexible. ¿Cómo afectan a la pensión?

8 julio, 2020

Bien porque la jubilación no nos suene tan apetecible como a la mayoría o porque la cuantía de la pensión resulte insuficiente, llegada la edad oficial de retiro (en 2020 fijada en los 65 años para los que hayan cotizado más de 37 años, y en los 65 años y 10 meses para los que lo hayan hecho menos) y puede que no queramos depender de la Seguridad Social. Para estos casos existen tres modalidades de jubilación diferentes: la jubilación activa, la parcial y la flexible. ¿Pero cuáles son sus diferencias y como afectan a la pensión?

Jubilación activa

Se trata de la modalidad que escogen los autónomos que se niegan a retirarse. Permite cobrar la pensión y trabajar a la vez, ya sea a tiempo completo o parcial y recibiendo ingresos profesionales ilimitados. Para poder acogerse a ella, los trabajadores por cuenta ajena deben llegar al 100% de su base reguladora, renunciar al 50% de su pensión y pagar un 8% de “cotización de solidaridad”, además de la Incapacidad Temporal y por Accidentes de Trabajo y Enfermedad Profesional. Eso sí, si se contrata al menos a un trabajador la cuantía de la pensión compatible con el trabajo llega al 100%. Con la jubilación activa, si llegado el momento el jubilado decide cesar por completo su actividad, el importe de su pensión será la cuantía completa de la retribución que le corresponda.

Las modalidades de jubilación activa, parcial y flexible permiten conjugar la pensión con el trabajo por cuenta ajena o propia

Jubilación parcial

La jubilación parcial consiste en que un trabajador en activo pasa a desempeñar el trabajo solo una parte del tiempo (entre 25-75% de la jornada completa) y compatibilizarlo con la percepción del porcentaje de pensión de jubilación restante que le corresponda. Esta clase de jubilación se suele realizar junto con un contrato de relevo de un trabajador joven. En la jubilación parcial, la cuantía de las pensiones no se ve reducida por la aplicación de coeficientes reductores por jubilación anticipada.

Jubilación flexible

Esta modalidad permite una vez jubilados volver a trabajar  con un contrato a tiempo parcial. La cuantía de la pensión se reduce, en proporción a la jornada de trabajo del pensionista. La jubilación flexible permite trabajar por cuenta ajena en una jornada entre el 25% y 50% de la completa. Una vez se quiere jubilar por completo, la cuantía de la nueva pensión se recalcula según las últimas cotizaciones que se hayan realizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *