Inspiración

Tú no deberías invertir en Bolsa si…

20 noviembre, 2018

Este post está enfocado a todas las personas que están pensando en invertir por primera vez en su vida. Y una vez leído, debería servir para valorar si uno es apto o no para estar en Bolsa. No se trata de ser un profesional del mundo de las finanzas, únicamente hay que ser consciente de una serie de situaciones que sí o sí son parejas a la actividad bursátil.

No debes pasar por alto las claves que a continuación detallamos y que son inherentes a la Bolsa. ¿Las aceptas? ¿Las asumes? Si la respuesta es un no, lo mejor es buscar otro destino para tu ahorro.

Riesgo es la palabra clave, porque en el mercado no siempre se gana, a veces se pierde… y puede que todo

  • Riesgo. La Bolsa de Madrid explica que “quizás el primer ejercicio que debería plantearse un ahorrador a la hora de decidir el destino de su inversión sería definir con precisión qué riesgo está dispuesto a asumir“. Riesgo es la palabra clave, porque en el mercado no siempre se gana, a veces se pierde… y puede que todo.
  • Plazo. El dinero que se destina a Bolsa debería ser por un tiempo determinado; más bien de medio o largo plazo (años). Por tanto, debe tratarse de una cantidad prescindible, de la que no hay que echar mano para el día a día, o de forma inmediata.
  • Asesoramiento. Si eres un inexperto y prefieres seguir las recomendaciones de un amigo, vecino, familiar, o dar como válidas las opiniones que se vierten en las de las redes sociales en lugar de acudir y pagar por un asesor financiero, tu ahorro puede estar en riesgo.
  • Cambio. Las circunstancias del mercado y personales pueden hacer necesario una modificación en la estrategia de inversión inicial. Se trata de equilibrar ganancias con pérdidas para que el resultado sea el más óptimo.
  • Tolerante. Los mercados son volátiles y a veces sufren cambios bruscos con importantes caídas. Tener pánico o miedo en Bolsa puede llevar a tomar decisiones equivocadas; se trata de no vender porque todos lo hacen. Tampoco es correcto acumular pérdidas de forma indefinida.
  • Seguimiento. La Bolsa exige cierta disciplina, aunque tengamos a un profesional que nos guíe en la inversión. No hay que obsesionarse, pero hay que estar pendiente de la evolución para comprobar si se están cumpliendo los objetivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *