Inspiración

Trabensol: una forma diferente de vivir la jubilación

5 julio, 2016

Hay personas que consiguen cambiar el rumbo de las cosas, que buscan sembrar un germen en la sociedad que revoluciona la manera de vivir de la gente. Trabensol es exactamente eso. Es la idea de unos jubilados que querían romper con las normas existentes y terminar sus vidas en libertad, solidaridad y con actividad plena. Que habiendo vivido experiencias previas huían de ser cargas para su familia.

Los miembros de esta cooperativa ya tenían experiencia en luchar por sus derechos y por sus necesidades. Entre otros proyectos, muchos de ellos habían creado cooperativas de viviendas para dar un techo a sus familias cuando la posibilidad de alquiler no existía, otros abrieron el colegio siglo XXI en el madrileño barrio de Moratalaz para poder dar a sus hijos una educación. Así que ¿por qué no fundar una cooperativa que sirviese para concederles un hogar donde disfrutar de su jubilación con dignidad?

“Muchos teníamos claro que no queríamos acabar nuestros días siendo una carga para nuestros hijos. Habíamos vivido esa experiencia con nuestros padres y no estábamos dispuestos a que nuestros seres queridos también tuvieran que hacerlo”, explica Jaime Moreno, uno de los socios de la cooperativa.

La solidaridad, la convivencia y la libertad, principios de Trabensol.

10.-Poniéndose-al-día-redCon esa pretensión nació Trabensol. Una cooperativa formada hoy por 54 socios de una media de 73 años de edad, que viven en 50 alojamientos ubicados en un edificio bioclimático, de poco impacto medioambiental, construido y diseñado a su petición, en el municipio de Torremocha del Jarama.

El proceso no fue fácil, conseguir el terreno, los permisos… pero como todo lo que se persigue con ilusión y esfuerzo se consigue, ellos terminaron por lograrlo, y hoy ya son 85 personas las que disfrutan de Trabensol.

Todos los días realizan marchas nórdicas, chi kung, talleres de memoria, de pintura, de arte floral japonés, organizan clubs literarios o videofórums, entre otras actividades. En definitiva decenas de propuestas para no estar nunca parados. Además, la gestión del centro la llevan ellos mismos. Tienen comisión socio sanitaria, económica, de actividades, de comunicación… En cuanto a las comidas, los desayunos y las cenas las realizan en los apartamentos y al mediodía todos se juntan en el comedor central donde un catering  elabora los platos en sus propias cocinas, pero todos colaboran para poner a punto las mesas y recogerlas.

Como dice Jaime Moreno a sus 84 años: “Todo con tal de no estar parados y tener ejercitado el cuerpo… y la cabeza”. Toda una lección de vida que no para de ganar asiduos, ya que a día de hoy la cooperativa cuenta con lista de espera.

3 comentarios

  1. Carmen Alfaro dice:

    Desearía información se existe la posibilidad de incorporarme , y si admiten mascotas, mi perro,,también si conocen de otros centros similares, Tengo 75 años y desearía ir a un lugar de ,parecido sistema, no quisiera una residencia mientras pueda . Muchas gracias por su atención y espero con mucha ilusión sus noticias.

    1. Observatorio de Pensiones dice:

      Hola Carmen. En otra publicación hablamos de otras opciones parecidas, te facilitamos el enlace: http://observatoriodepensiones.com/inspiracion/cohousing-o-jubilarse-entre-amigos/ De todos modos, hay muchas más y lo mejor es que te pongas en contacto directamente con la asociación. Bien sea Trabensol o cualquiera de las otras opciones. Muchas gracias por tu comentario!

  2. Carlos dice:

    Me parecme súper interesante, seria lo ideal, todos se cuidan entre ellos y conviven ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *