Inspiración

Trabajar con pasión… después de la jubilación

26 marzo, 2019
Trabajar con pasión... después de la jubilación

Dedicar una gran parte de nuestra vida al trabajo no es una opción para la mayoría. Sin ingresos no podemos cubrir las necesidades de la vida diaria. Por ello, los expertos recomiendan, en la medida de lo posible, dedicarse a una profesión que nos enriquezca personalmente, que nos permita aprender y relacionarnos socialmente. 

La realidad es que esto muchas veces no es posible, pero los afortunados que lo consiguen encuentran en esa labor su hobby y su pasión, tanto que cuando les llega el momento de la jubilación deciden atrasarla o incluso una vez jubilados no dudan en volver a trabajar si les llega la oportunidad.

Maestros que se resisten a dejar de enseñar, actores que tras retirarse de las tablas vuelven a subirse a un escenario, empresarios que ofrecen su conocimiento a jóvenes emprendedores… Este es el caso de Antoñita, una peluquera de profesión que no dudó en coger las tijeras del Teatro Español y se negó a dejarlas hasta los 94 años, momento en el que ha optado por la jubilación.

Los expertos recomiendan, en la medida de lo posible, dedicarse a una profesión que nos enriquezca personalmente, que nos permita aprender y relacionarnos socialmente

En varias entrevistas, Telesfora Galeana Fernández, más conocida como Antoñita recuerda el momento en el que el gerente del teatro llamó a su marido, el prestigioso peluquero Julián Ruiz, para preguntarle por referencias. Antoñita no dudó ni un momento y se ofreció ella misma. Desde entonces –hace aproximadamente cuatro décadas, y hasta este enero- ella ha sido la encargada de peinar y preparar para las tablas a actrices y actores de la talla de Ava Gardner Rita Hayworth, Charlon Heston, Peter Ustinov, Omar Shariff, Sofía Loren y Melina Mercouri, o Ana Belén y Penélope Cruz.

No hay duda de que Antoñita es historia viva del teatro. No hay director o actor que no la conozca –y reconozca su valor-. Entre sus premios, la medalla de plata de las Bellas Artes, el premio Segundo Chomón de la Academia de Cine o el Honorífico de la Unión de Actores; y aunque tras ochenta años de profesión ha decidido retirarse asegura que no dejará de ir a la calle Príncipe, donde está situado el Español.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *