Inspiración

¿Qué es una OPV?

30 mayo, 2019
Salida a bolsa de Twitter

OPV son las siglas de Oferta Pública de Venta. Se trata de una operación donde uno o varios accionistas de una empresa no cotizada se deshacen de parte de sus acciones. Esta venta se realiza en el mercado y así se convierte en una compañía cotizada, donde los grandes inversores y los particulares pueden adquirir los títulos convirtiéndose en nuevos accionistas. Una compañía que ya cotiza en Bolsa también puede hacer una OPV, en este caso se utiliza para facilitar la salida de los propietarios que así lo deseen.

En España, las OPV tuvieron un momento álgido entre finales de los ochenta y la década de los noventa, donde se privatizaron empresas como Endesa, Repsol, Iberia y Telefónica, entre otras muchas, que generaron un gran interés entre los pequeños inversores.

En los últimos años con la crisis y la inestabilidad económica las salidas a Bolsa (como también se denomina a este tipo de proceso) son menos frecuentes.

La operación debe ser aprobada por la CNMV donde debe registrarse un folleto informativo que es público

Cuando una compañía comienza su andadura en el mercado debe notificarlo al organismo regulador correspondiente, y éste debe dar su aprobación. Para ello, tendrá que registrar un folleto informativo donde se detalla la OPV, así como la situación financiera y los objetivos de la entidad. Este documento es público y se puede consultar a través de la web de la CNMV.

Antes de tomar cualquier decisión, la CNMV recomienda consultar el documento informativo, donde figuran los posibles riesgos, la banda de precios orientativa para el inicio de cotización de las acciones, que en la mayoría de los casos no es vinculante o definitiva; no inflar la demanda para que no se asignen más títulos de los esperados, vigilar la oferta que se destina a grandes y pequeños inversores y si puede haber trasvase, y elegir “cuidadosamente” la entidad donde se va a realizar la petición de acciones, ya que aunque “se suele eliminar la comisión de compra, se mantienen las de venta, administración y depósito de los valores”.

El organismo advierte que “es probable que durante el periodo de colocación se difundan informaciones no contrastadas sobre la oferta” y que se debe “tener en cuenta que las decisiones más imprudentes suelen tomarse cuando se otorga a los rumores la categoría de noticia”.

Es aconsejable seguir atentos el calendario de la OPV, incluido también en el folleto, donde aparece el periodo para solicitar acciones, la fecha de fijación del precio máximo y el definitivo, el prorrateo en caso de que sea necesario y el día del estreno de cotización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *