Inspiración

Pautas y juegos para enseñar a los niños a ahorrar

17 abril, 2020

Inculcar la cultura del ahorro en los pequeños de la casa es esencial para infundirles el valor de las cosas y enseñarles a limitar los gastos. Darles una paga semanal puede resultar una oportunidad única para comenzar esa formación, pero lo cierto es que, si queremos tener éxito en la tarea de enseñar a los niños a ahorrar, debemos hacerlo de una manera entretenida y divertida. Una manera son los juegos y actividades que proponen desde algunas organizaciones, pero también es posible introduciendo recursos en el día a día.

El dinero cuesta esfuerzo: El dinero no cae de los árboles y los niños deben aprenderlo desde bien pequeños. Una forma divertida, y que además reducirá la carga de los mayores en el hogar, es encargarles pequeñas tareas acordes a su edad. Por ejemplo, para los más pequeños, poner y quitar la mesa, para los que son un poco más mayores hacer la cama, pasar el polvo, incluso, si la edad lo permite, cortar el césped. Por cada tarea que lleven a cabo deberemos darles una recompensa económica.

Para tener éxito en la tarea de enseñar a los niños a ahorrar es imprescindible recurrir a recursos divertidos

Aprender el valor de las cosas: Hacer la lista de la compra y acudir a la tienda con los niños elaborando un presupuesto, ayudará a enseñar a los niños a ahorrar, a aprender el valor de las cosas y a consumir de manera responsable. Es imprescindible que lo que se compre tenga interés para ellos, por ejemplo el material escolar, ropa, los ingredientes para hacer su comida favorita… A la hora de elaborar la lista deben ordenar los productos por orden de importancia. Así los que sean más prescindibles deberán situarse al final, y los menos prescindibles al principio.

Priorizar las compras: Para continuar con la lección del valor de las cosas y aprender a priorizar las que son verdaderamente importantes, un buen recurso es el juego del arroz con tomate. A la vuelta del súper deberán colocar al lado del arroz las cosas más necesarias, como la leche, los huevos o el pan. Mientras, que del lado del tomate tendrán que colocar los caprichos o las cosas menos necesarias, como los cereales, el chocolate, o las golosinas.

Conseguir ahorrar tiene premio: La recompensa es una parte importante al enseñar a los niños a ahorrar. Se trata de que todos los miembros de la familia tengan un objetivo de ahorro semanal, quien logre llegar a ese objetivo o lo logre antes, se convertirá en el ganador de la semana y podrá elegir un premio, por ejemplo que película ver en familia, qué comer el domingo o a qué jugar el sábado por la tarde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *