Inspiración

Maestro… incluso en la jubilación

22 septiembre, 2016

Para ejercer la docencia solo hace falta un título, pero para ser maestro es necesaria la vocación. Vocación por enseñar, por construir y moldear la sociedad del mañana. A lo largo de la historia numerosos escritores han querido hacer referencia a la vocación de ser maestro, entre ellos María Zambrano o Manuel García Morente. Incluso Marco Tulio Cicerón dejó constancia de su pensamiento con su mítica frase “una cosa es saber y otra saber enseñar”. Por ello no es de extrañar que aquellos que han entregado su vida a esta profesión se resignen a abandonar lo que para ellos es una forma de vida llegada la jubilación.

Un ejemplo es la vuelta a las aulas de dos jubilados gallegos en 2014. Al comprender que muchas familias no podían permitirse el pagar a sus hijos clases de apoyo con un profesor particular o acudiendo a una academia, volvieron a coger la tiza. Y así fue como sus alumnos de primaria y de ESO comenzaron a recibir tres tardes por semana clases particulares a finales de 2014. Desde entonces el número de chavales no ha parado de crecer.

La dedicación que exige la profesión de maestro no se termina en la jubilación.

Pero estos dos gallegos no son los únicos casos en España. En Andalucía, concretamente en Almería, José Ramos, que antes enseñaba en el colegio La Salle de Almería, ayuda a personas mayores a conocer y descubrir Internet en el Hogar de Mayores o a través de correo electrónico bajo la iniciativa de Andalucía Compromiso Digital.

No solo en nuestro país los maestros continúan enseñando en su jubilación. Bien sea bajo un programa de voluntariado o para suplementar la jubilación, muchos profesores continúan impartiendo clases. Esta última razón es la que mueve a muchos docentes en la Universidad de Buenos Aires. El centro, que establece la jubilación de este oficio a los 65 años, permite que una vez retirados los profesores sigan integrados en el claustro, si es designado en las categorías de emérito, consulto o invitado, con el fin de recibir algún pago para suplementar la jubilación.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *