Inspiración

MAB: Cuando el tamaño no importa para cotizar

12 marzo, 2019
MAB: Cuando el tamaño no importa para cotizar

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) está enfocado a empresas de reducido tamaño (pymes). La principal diferencia con respecto al resto de valores presentes en la Bolsa española es que su acceso y la regulación es mucho más simple.

El MAB se creó en 2009, en plena crisis, para que las compañías que tenían dificultades para obtener un préstamo bancario pudieran salir a cotizar y encontrar la financiación que necesitaban para sus negocios. Se tuvieron en cuenta los mercados que ya funcionaban entonces en Reino Unido y Francia.

En un principio, se configuró para empresas en expansión (con potencial de crecimiento), pero han llegado a formar parte de este segmento también las SOCIMIs y las SICAVs.

Se puede invertir en estas empresas de forma directa o mediante fondos de inversión

Hubo que esperar hasta 2009 para asistir a los primeros debut. Los protagonizaron Zinkia e Imaginarium. En la actualidad, cotizan 50 empresas de muy diversos sectores, 68 SOCIMIs y más de 2.000 SICAVs.

Como ejemplo de la positiva experiencia que ha supuesto para algunas entidades la incorporación al MAB es que, además del desarrollo de sus actividades, han conseguido dar el salto a la Bolsa tradicional (MásMóvil fue la primera en lograrlo en 2017), convirtiéndose así en entidades de mayor tamaño y con más proyección internacional desde el punto de vista de la inversión.

En el MAB se puede invertir como en el resto del mercado, y los costes son iguales. Asimismo, se puede hacer a través de algún fondo de inversión que tenga en cartera compañías de este segmento.

Sinembargo, hay una diferencia importante a tener muy en cuenta: algunos valoresson excesivamente pequeños y tienen una reducida liquidez; estos factorespueden complicar la operativa de compra y venta.

Peroel MAB también ofrece alicientes. Cada vez es mayor el número de empresas quereparten dividendoy algunas Comunidades Autónomas ofrecen ventajas fiscales a quienes comprenacciones (Aragón, Galicia y Madrid, en la actualidad).

En el caso de Madrid, por ejemplo, se recoge la deducción del 20% en el IRPF autonómico en la adquisición de acciones que se haga en las ampliaciones de capital u OPVs con un máximo de 10.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *