Inspiración

La persona más longeva del mundo sopló 122 velas

2 noviembre, 2016
La persona más longeva del mundo sopló 122 velas

¿Cuantos años quieres vivir? ¿Crees que serás centenario? Hasta la fecha, la persona más longeva del mundo ha sido una mujer francesa, Jeanne Calment, que murió en 1997 en Arlés (Francia) con 122 años.

Calment sobrevivió a su hija y a su nieto y vivió por su cuenta hasta poco antes de su cumpleaños 110, cuando dejó de valerse por sí misma al quedarse ciega y perder gran parte del oído, pero no la memoria, lo que le permitía conceder entrevistas hasta poco antes de fallecer. Incluso  grabó un disco de rap en 1996.

Se mantuvo activa hasta bien mayor: practicó esgrima hasta los 85 años y siguió montando en bicicleta hasta los 100

Si nosotros vivimos continuamente sorprendidos por los constantes avances tecnológicos y científicos, imagínate cómo pudo quedarse ella con la aparición de la bombilla eléctrica, el avión, el teléfono o una incipiente internet.

Lo cierto es que esta celebrity francesa se mantuvo activa hasta bien mayor: practicó esgrima hasta los 85 años y siguió montando en bicicleta hasta los 100.  Y con algún vicio que otro ya que siempre creyó que el secreto de su longevidad estaba en una dieta de vino de Oporto y la ingesta de casi un kilo de chocolate a la semana (además de usar en todas sus comidas el aceite de oliva). Y aunque parezca increíble estuvo fumando ¡hasta los 120! Eso sí, solo 2 cigarros al día.

Se habla también de otra mujer, Meizhen Luo, china en este caso, cuyos familiares aseguran que estuvo en este mundo durante 127 años, sin embargo hay dudas sobre los registros oficiales, por lo que nuestra ‘heroína’ Jeanne Calment sigue ostentando el cetro: 122 años y 164 días, es decir, en total, 44 724 días de vida.

¿Alguien se anima a superar este record? Pues no os hagáis muchas ilusiones ya que según las últimas investigaciones es bastante improbable que la esperanza de vida aumente mucho más que la actual, pese a los avances farmacológicos e intervenciones genéticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *