Inspiración

La pensión de jubilación, a tener en cuenta si te marchas a trabajar al extranjero

18 febrero, 2020
La pensión de jubilación, un punto a tener en cuenta si te marchas a trabajar al extranjero

La mitad de los jóvenes de la Unión Europea (UE) desempleados están dispuestos a emigrar para conseguir un trabajo, según datos de Eurostat. En el caso de España la cifra aumenta hasta un 64%, situándose como el tercer país donde los jóvenes desempleados están más listos para marcharse a trabajar al extranjero, solo por detrás de Portugal (71%) y Suecia (66%).

Del mismo modo, un 28% de los desempleados españoles de entre 20 y 34 años están preparado para salir de la UE con el objetivo de buscar trabajo —solo superado por Suecia (34%)—, mientras que el 15% está listo para trasladarse a otro país de la Unión Europea y el 21% para hacerlo dentro de España.

Los jóvenes españoles son de los más dispuestos de Europa a la hora de ir a trabajar al extranjero

A la hora de poner sobre la mesa los pros y los contras de tomar esta decisión nunca falta la familia, los amigos, el sol, la sanidad, la economía o la experiencia vital. Pero en la gran mayoría de listas no se tiene en cuenta un asunto que a la larga será vital: la pensión de jubilación.

Lo más probable es que cuando se tome la primera oportunidad de irse a trabajar al extranjero no se hayan cumplido los 30. Una realidad que dificulta pensar en el retiro, tal y como pone de referencia el estudio ‘Perfiles y estilo de vida ante la jubilación‘, elaborado por Caser. Pero no organizar desde el principio este apartado o dejarlo pasar de largo puede traernos consecuencias muy negativas en el futuro.

En la lista de pros y contra deberían estar por delante los países de la Unión Europea, Suiza o del Espacio Económico Europeo. Es decir, Islandia, Noruega y Liechtenstein. Ya que todos ellos aplican los Reglamentos Comunitarios de Seguridad Social, y por lo tanto reconocen los periodos cotizados de forma recíproca.

En un segundo nivel, deberíamos colocar a los países que mantienen un convenio bilateral con España. Es el caso de Andorra, Brasil, Estados Unidos, Japón, Ecuador, Perú o Túnez, entre otros. En muchos de ellos la operativa es equitativa al caso anterior, pero cuidado porque hay determinados países que introducen excepciones como México, Canadá o Estados Unidos. Por ello, es recomendable acudir siempre al texto de cada convenio. 

Y por último, a la hora de pensar en la jubilación si hablamos de irnos a trabajar al extranjero, deberíamos situar en un tercer nivel los países sin convenio bilateral. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *