Inspiración

Historia de los seguros

14 septiembre, 2017
Historia del seguro

Hoy contratamos seguros como si fuera lo más normal del mundo, pero hasta llegar a los modelos actuales de aseguramiento han pasado muchos siglos. La historia del Seguro se remonta a antes de las civilizaciones griega y romana. Los babilonios pudieron ser los primeros en hacer contratos de este tipo.

De hecho se menciona como primer antecedente el Código de Hammurabi, Rey de Babilonia (1955-1912 A.C.), que ya contemplaba la indemnización por accidentes de trabajo a través de organizaciones de sociedades mutuas; la mutualidad para compartir las pérdidas causadas a las caravanas en el desierto, transportando mercancías e incluso la contribución de todos en la construcción de un navío en sustitución del que hubiera destruido una tempestad.

Los babilonios pudieron ser los primeros en hacer contratos de seguros

También se sabe a ciencia cierta es que los griegos ya aseguraban las mercancías. Al tiempo que ‘descubrieron’ las bondades del ahorro, desarrollaron un concepto que iba un poco más allá y se empezaron a suscribir acuerdos con comerciantes para asegurar la carga que transportaban en sus barcos. Por entonces se comenzó a asumir el riesgo de pérdida de la mercancía.

Pero no es hasta la Edad Media cuando encontramos los verdaderos precedentes de lo que es hoy una compañía de seguros, y es que algunos gremios protegían a sus miembros frente a las pérdidas por robo, incendio o catástrofes como inundaciones. Empezó a aplicarse el principio de fraternidad y solidaridad, comprobándose que la organización en grupos para compartir riesgos eliminaba parte de la incertidumbre y aportaba beneficios comunes.

El primer contrato de Seguro conocido, relativo al Seguro Marítimo, data de 1347, suscrito en Génova, amparaba tanto los accidentes de transporte como la tardanza en la llegada del buque a su destino.

La Iglesia no se quedó atrás y los monjes franciscanos fueron los primeros, hablamos ya del siglo XV, en idear la manera de proteger económicamente a los miembros de su congregación religiosa mediante lo recaudado a través de la limosna, las celebraciones religiosas y la ayuda de la Corona. Así nació en Italia el primer Monte de Piedad, entidad que no tuvimos en España hasta el siglo XVIII  con el nacimiento del Monte de Piedad de Madrid.

Para llegar a las primeras pólizas de seguro de vida hay que situarse en Londres a partir del año 1583, mientras que los seguros de incendio se dan en 1667, también en Inglaterra, a raíz del famoso incendio de la capital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *