Inspiración

El origen de la paga extra en España

13 diciembre, 2018
El origen de la paga extra en España

Con diciembre llega la Navidad, una fecha que acumula el mismo número de detractores que de admiradores. Si estás entre los primeros, lo que seguro que no te disgusta es recibir la paga extra de final de año. Ya te hemos enseñado a sacarle el máximo partido, pero ¿sabes de dónde viene? La paga extra es una costumbre que no se da en todos los países pero sí en muchos de nuestro entorno, empezando por Latinoamérica, donde el Aguinaldo navideño es muy común. También en Alemania o Austria hay pagas extras, habitualmente por importe menor a la mensualidad, reguladas por convenio. Otro caso curioso es el de Holanda, donde ese dinero no tributa.

En cuanto a Italia, su origen se remonta a los años de fascismo. Lo que primero fue un egalo de Navidad a los trabajadores de la industria, se amplio posteriormente a todos los empleados.

Para conocer sus inicios en España tenemos que retroceder hasta 1944. La Guerra Civil había terminado hacía cinco años. Para paliar la difícil situación de la economía de la sociedad española, los distintos gobiernos de Franco habían optado por emitir moneda de manera masiva para financiar el gasto público, lo que provocó una intensa subida de precios que agravó la situación.

La paga extra fue una medida de Franco para paliar el deterioro de la economía española y conmemorar la Natividad del Señor y el aniversario del golpe de Estado de 1936

Dado ese encarecimiento del nivel de vida y la caída de los salarios, la Administración de la dictadura, con el objetivo de conmemorar la Natividad del Señor y apoyar el gasto de las familias, decidió otorgar a los trabajadores una paga extra equivalente al salario de una semana de trabajo.

Un año después, el 9 de diciembre de 1945, esa gratificación se estableció con “carácter general e indefinido”. A aquel aguinaldo navideño, en 1947 se une la paga extra del 18 de julio, otorgada con la finalidad de que los españoles pudiesen celebrar la Fiesta de Exaltación del Trabajo, celebrada ese día –y no en mayo- por ser el aniversario del golpe de Estado de 1936. Esta última fecha fue modificada durante la Transición, permitiendo a las empresas fijar, tanto la fecha como la cantidad de la paga extra, por convenio colectivo. Ahora, las empresas lo hacen coincidir con la víspera de las vacaciones de Navidad y a mediados de junio.

Desde entonces, ambas pagas dejaron de ser el salario de una semana para transformarse en una mensualidad, y a convertirse en parte de la tradición de las nóminas y las pensiones de los españoles. Aunque lo cierto es que en la actualidad muchas empresas prorratean las pagas extras entre las 12 mensualidades, e incluso compañías que dividen el salario de los trabajadores en 14 pagas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *