Inspiración

Cuatro lecturas de verano sobre inversión

9 agosto, 2018
Cuatro lecturas de verano sobre inversión

Si buscas ideas de lecturas para este verano, te proponemos una variedad de libros con un componente en común: la inversión y las finanzas.

‘Los ensayos de Warren Buffet’. Comenzamos con un plato fuerte. El mismísimo Buffet es el encargado de explicar este conjunto de relatos e historias sobre la América corporativa. Valorado por la crítica y el público, muchos consideran esta publicación como una de las mejores sobre inversión, y no es de extrañar porque, ¿quién mejor que Buffet para hablarnos sobre esta temática?

‘El inversor inteligente’, de Benjamin Graham. Fue publicado en 1949 y si la crítica y el público consideran los ensayos de Buffet como una de las mejores obras sobre inversión de la historia, para famoso inversor lo es esta. Incluso ha asegurado que “sin lugar a dudas, es el mejor libro sobre inversión jamás escrito”.  Graham, el padre del value investing, realiza una serie de consejos sobre cómo estudiar valores, cómo diversificar la inversión o sobre cómo manejar las conductas emocionales, como esos temidos nervios que nos hacen actuar de manera prematura.

‘Un paseo aleatorio por Wall Street’, de Peter Lynch. Su autor es conocido como uno de los grandes gestores value de la historia. Con más de 1,5 millones de ejemplares vendidos es uno de los grandes superventas del sector. Aprovecha tu verano para conocer términos relacionados con la inversión y diferentes estrategias sobre dónde dirigir tu dinero, dependiendo de tu edad y tus objetivos.

‘Pensar rápido, pensar despacio’, de Daniel Kahneman. Esta lectura se centra en la psicología de la inversión y en cómo los procesos cognitivos pueden afectar a nuestras decisiones en esta materia. Kahnema, Nobel de economía en 2002, nos habla de la falta de fiabilidad del cerebro humano y sobre cómo nuestros razonamientos y nuestros razonamientos siempre son sesgados, lo que los convierte en simples opiniones que cambian de sentido con la facilidad de una veleta, y por lo tanto en posiciones completamente arbitrarias a la hora de invertir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *