Inspiración

Declaración de la renta: conceptos que debes conocer

2 mayo, 2019
Declaración de la renta: conceptos que debes conocer

El plazo para presentar la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) o Declaración de la Renta 2018 comenzó el 2 de abril y se extenderá hasta el 1 de julio. Estos son los conceptos claves que deberás conocer para hacer correctamente tu declaración o para entenderla, en el caso de que sea otra persona la que la haga por ti.

Rendimientos del trabajo: son los ingresos directos o indirectos que hayamos obtenido durante el año por trabajar por cuenta ajena. Aunque el ingreso directo de la nómina, la pensión o la prestación por desempleo es un concepto muy claro, suelen surgir dudas por las entradas indirectas. Las dietas y gastos de viaje, las aportaciones de tu empresa a tu plan de pensiones, el dinero que percibas de tu plan si ya has comenzado a cobrarlo, las retribuciones por acudir a consejos de Administración, las becas o premios o los ingresos que hayas obtenido si has impartido algún curso o conferencia son entradas de capital que deberás incluir dentro de este apartado. 

La declaración del IRPF o declaración de la renta es el impuesto que deben pagar todas las personas físicas que residan en España

Rendimiento neto del trabajo: se trata del resultado de la suma de todos los rendimientos del trabajo (directos e indirectos) menos las reducciones especiales y los gastos deducibles.  Algunos de los gastos deducibles son las cotizaciones a la Seguridad Social o a mutualidades generales obligatorias de funcionarios o las cotizaciones a los colegios de huérfanos o entidades similares. 

Rendimientos de actividades económicas: son los rendimientos del trabajo de los autónomos

Rentas del ahorro: es el dinero percibido a través de nuestras inversiones: fondos de inversión, acciones, dividendos, participaciones en beneficios empresas, depósitos y cuentas corrientes…

Base imponible del ahorro: es el resultado de restar las rentas de ahorro menos las aportaciones que hayamos realizado a planes de pensiones  (el límite  a deducir será la menor de estas cantidades: 8.000 euros o el 30% de los ingresos del trabajo y actividades económicas). 

Rendimiento de capital inmobiliario:son los ingresos obtenidos por tener en propiedad inmuebles, es decir el alquiler de una vivienda a una tercera persona.

Rendimiento de capital mobiliario: son las rentas percibidas por sacar rendimientos a nuestros bienes no mobiliarios. Por ejemplo, si alquilamos una máquina de arar o un barco. 

Ganancias y pérdidas patrimoniales: son los rendimientos de nuestros fondos de inversión, acciones, ETFs, letras del Tesoro… -es decir el rendimiento de prácticamente todas nuestras inversiones menos los planes de pensiones y los seguros de vida – ahorro-, y los ingresos que supongan un cambio en nuestro patrimonio, como por ejemplo la venta de una vivienda en propiedad. También entran en este saco los premios obtenidos por juegos de azar. Es importante tener en cuenta que el sistema permite mitigar la fiscalidad de determinados ingresos con las minusvalías o pérdidas sufridas y que éstas pueden aplicarse durante cuatro años. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *