Ahorro y Futuro

Verdades y mentiras matizadas sobre los planes de pensiones

11 diciembre, 2018
Verdades y mentiras matizadas sobre los planes de pensiones

Todos los años por esta fecha se multiplican los mensajes que nos invitan a contratar un plan de pensiones, sin embargo los españoles en general nos hacemos un poco de lío sobre estos productos. Tenemos como ciertas una serie de creencias que son falsas y, al contrario, hay algunas cuestiones que hay que matizar. Veamos alguna de las verdades y mentiras más importantes:

Son solo para millonarios

Todo en esta vida es relativo, pero lo cierto es que para aportar a un plan de pensiones no hay que tener mucho dinero, solo un poco disponible para dedicarlos a prever nuestro futuro. De hecho hay entidades y productos que permiten aportar desde solo 10 euros. ¿Te suena a mucho?

Rentan muy poco

Poco y mucho son conceptos bastante indefinidos, por lo que cada cual tiene su propia escala. Lo que sí es indiscutible es que cada plan es un mundo y los hay que no consiguen ganar nunca –obviamente, no ahorres con ellos- y los que año tras año logran los mejores resultados. Es más, a medio y largo plazo –recuerda que el plan de pensiones es por definición un instrumento de ahorro pensado para el largo plazo- todas las categorías logran resultados positivos.

Solo puedes recuperar el dinero cuando te jubilas

Ese es el objetivo principal, disponer de lo ahorrado cuando uno deja de trabajar, sin embargo hay otros supuestos que permiten rescatar el dinero en ciertas circunstancias. Por ejemplo si te quedas desempleado o te sobreviene una enfermedad grave podrás acceder a tu dinero. También está disponible si lo necesitas para cancelar una hipoteca de una vivienda de la que pueden deshauciarte. Por último, y la medida más reciente, hay que recordar que en 2015 se decidió hacer líquidos los planes de pensiones pasados 10 años.

Son un chollo para desgravar

Es verdad que su fiscalidad en el periodo de portación es magnífica y única, pero no se trata exactamente de una desgravación, sino de una reducción en la base a partir de la cual se calculan los impuestos. Es decir, si por ejemplo te sale una base imponible de 25.000 euros y durante ese año aportaste 5.000 euros a planes de pensiones, finalmente se te calculará el IRPF sobre 20.000 euros. Eso sí, recuerda que esa reducción es de máximo 8.000 euros, ya que no es posible aportar más en un año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *