Ahorro y Futuro

Ventajas de las aportaciones periódicas a planes de pensiones

24 octubre, 2019
Ventajas de las aportaciones periódicas a planes de pensiones

Una de las ventajas que tienen los planes de pensiones privados es que uno mismo puede elegir cómo hacer las aportaciones. Existen dos opciones: puntual o periódica (mensual, trimestral o semestral).

Cualquiera de las dos formas es válida y no difieren en nada a nivel de contrato, comisiones o tratamiento fiscal. Hay una cuestión que sí tienen en común: el límite establecido para la reducción fiscal son 8.000 euros al año o el 30% de los rendimientos de trabajo y actividades económicas.

El partícipe puede elegir cómo realizar las inversiones en su producto y modificarlo en el momento que quiera

Aun así, es aconsejable hacerlo de forma recurrente, cada mes si se puede. Un plan de pensiones es un producto financiero enfocado a la jubilación; el planteamiento es empezar a ahorrar cuando antes para acumular el mayor patrimonio posible cuando llegue el momento del retiro laboral. Si la idea es esa, la forma más acorde es la realización de aportaciones periódicas, mantenidas en el tiempo.

Sin embargo, los españoles nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena y nos rascamos el bolsillo para nuestro plan privado en los últimos meses del año (noviembre y diciembre) con la intención de incluirlo en la próxima declaración de la Renta para desgravarnos, y entre abril y junio, en plena campaña de Hacienda.

El II Estudio sobre la Jubilación y la importancia del saber publicado hace unos días por Inverco indica que tres de cada cuatro españoles ahorra para complementar su pensión pública, pero únicamente el 19,4% lo hace cada mes; este porcentaje era del 20,7% en 2017.

En resumen, las principales ventajas de las aportaciones periódicas son las siguientes:

  • Es una disciplina de ahorro y se asume como un gasto fijo. El esfuerzo es gradual, y es más fácil seguir con el hábito ante situaciones adversas.
  • Permite ahorrar desde cantidades pequeñas.
  • Se pueden combinar con aportaciones puntuales extra.
  • Dispersa el riesgo de inversión; se pueden comprar activos a distintos precios y en diferentes momentos, y el largo plazo históricamente ha sido favorable para los mercados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *