Ahorro y Futuro

Sicavs: invertir como los millonarios

14 mayo, 2019
Sicavs: invertir como los millonarios

A muchos les suena a inalcanzable por estar teóricamente destinadas a grandes fortunas, incluso a veces aparecen mencionadas rodeadas de polémicas, sin embargo lo cierto es que las Sicavs están al alcance de cualquiera, ya que podemos comprar acciones de las principales. Veamos qué son exactamente.

Las Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAVs) son una modalidad de Institución de Inversión Colectiva de carácter societario, es decir, funcionan como empresas. De hecho, deben contar como mínimo con 100 accionistas, aunque lo habitual es que solo algunos de ellos concentren el grueso del patrimonio. Las Sicav deben presentar un capital mínimo de 2,4 millones de euros.

Se puede comprar en Bolsa acciones de las Sicavs, que cotizan en el mercado MAB

El objeto es la captación de fondos para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros (acciones, obligaciones, etc.) o no financieros (inmuebles y otros bienes), y funcionan tratando de disminuir el riesgo asumido en la inversión a través de su diversificación. De hecho se caracterizan por tener más libertad para invertir que los fondos de inversión.

Entre sus ventajas está su liquidez inmediata y el favorable tratamiento fiscal: solo tributan al 1% por los beneficios conseguidos, a diferencia de  otras empresas que soportan un gravamen oficial del 30% en el Impuesto de Sociedades. El inversor tributa en caso de que venda las participaciones de la SICAV y tiene plusvalías. Sin embargo, también puede traspasar el dinero de una a otra sin tributar, como en el caso de los fondos de inversión.

Efectivamente crear una sociedad de estas características no es algo que esté al alcance de cualquiera, ya que, como decíamos, hace falta contar al menos con 100 accionistas y un capital mínimo de 2,4 millones de euros, sin embargo es posible acceder por compartimentos y aquí el capital mínimo desembolsado para su creación es de algo menos de medio millón de euros y veinte socios.
 
No obstante, hay otra vía más directa para acceder a una Sicav y es a través de la Bolsa, ya que buena parte de ellas cotizan en el mercado MAB y permiten beneficiarse de sus políticas de inversión, en muchas ocasiones con bastante éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *