Ahorro y Futuro

Seguros de ahorro: ¿me interesan?

4 octubre, 2018
Seguros de ahorro: ¿me interesan?

En el mercado existen diferentes productos de ahorro, que dependiendo de nuestras características y expectativas podrán responder a nuestros objetivos con mayor exactitud. Uno de ellos son los seguros de ahorro y hoy te contamos en qué consisten.

Los seguros de ahorro son contratos comercializados por compañías aseguradoras o por entidades financieras que nos garantizan un determinado capital (normalmente variable), en un tiempo previamente pactado y están supervisados por la Dirección General de Seguros.

Los seguros de ahorros están destinados a ahorradores de perfil de riesgo moderado cuyo objetivo es compensar el efecto del IPC

Por sus características son productos destinados a ahorradores de perfil de riesgo moderado, que prefieren conservar su patrimonio a cambio de obtener bajas rentabilidades pero que suelen compensar el efecto del IPC, por lo que logran mantener el valor del dinero actual en el futuro.

Al destinar nuestro dinero a un seguro de ahorro podemos elegir varias formas de hacerlo. Una posibilidad es a través de una única aportación, pero también podremos hacerlo de forma periódica, bien sea mensual, trimestral o anual. Esos pagos, utilicemos la modalidad que elijamos se denominan primas.

El dinero total que hayamos acumulado a lo largo del tiempo a través de esas primas, más la rentabilidad obtenida con el paso del tiempo, se podrá obtener una vez cumplido el tiempo del contrato. Pero además los seguros de ahorro pueden rescatarse por ley, es decir, son líquidos y podemos disponer de nuestro dinero en el momento que queramos a partir de los dos años.

Además, pueden ser complementados con diferentes garantías. Algunos ejemplos son las de fallecimiento o las de incapacidad, pero hay que tener en cuenta que son servicios complementarios de pago, y por tanto cuantos más elijamos, menores serán nuestros beneficios futuros.

Un dato a tener en cuenta es que disponen de libertad testamentaria, lo que supone que en caso de fallecimiento los herederos podrán beneficiarse del capital acumulado aunque renuncien a la herencia con el fin de no hacer frente a las deudas del fallecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *