Ahorro y Futuro

¿Qué son y para qué sirven las agencias de rating?

6 noviembre, 2018
¿Qué son y para qué sirven las agencias de rating?

Seguro que habrás oído hablar en más de una ocasión (y no siempre bien…) de las agencias de calificación crediticia o de rating. Ninguna entidad, ya sea privada o pública, quiere oír hablar de una rebaja en su calificación de rating, ya que puede encarecer dramáticamente su acceso al mercado de financiación e, incluso, impedírselo. Pero, ¿de qué se trata?

Las agencias de rating son entidades privadas cuya función principal es la de valorar el riesgo de crédito de una compañías, país o producto financiero, a través de una serie de calificaciones, conocidas como ratings. Estas notas dan una medida de su solvencia y de la probabilidad de que se produzca un impago en sus obligaciones financieras, llegando a mostrar el deterioro de la solvencia del emisor. Al permitir conocer el riesgo asociado a cada producto, son de gran utilidad a la hora de tomar decisiones de inversión. Así, contar con un rating suele ser un acto voluntario, pero a la vez necesario si se quiere conseguir financiación.

Aunque existen cerca de las 80 agencias de calificación crediticia, tres controlan el 90% del mercado: Moody´s, Standard & Poor`s y Fitch.

Existen cerca de 80 agencias de calificación, pero en la práctica el mercado está controlado por tres grandes compañías neoyorquinas:

Moody`s: Entre sus principales inversores se encuentra Berkshire Hathaway, cuyo director ejecutivo es Warrent Buffet, y The Capital Group.

Standard & Poor’s: Es propiedad de McGraw Hill que, aunque es una editorial con negocios en el sector educativo y en los medios de comunicación, fundamentalmente se dedica a los servicios financieros y al análisis de bonos y acciones.

Fitch: Cuenta con sede en Nueva York y en Londres, y además de dedicarse a los servicios financieros también desarrolla su actividad en el sector inmobiliario y en los emprendimientos culturales.

Para realizar sus calificaciones las agencias de rating recogen los datos proporcionados por los países o las instituciones que soliciten su servicio y analizan, cada una de acuerdo con sus propios baremos, sus datos fundamentales y su comportamiento en caso de producirse complicaciones que puedan dar lugar a escenarios de estrés.

Las notas funcionan con códigos alfanuméricos de la ‘A’ a la ‘D’, y del 1 al 3, existiendo una barrera que divide a las calificaciones en dos partes. Por debajo de BBB- o, en el caso de Moody’s Baa3, se considera que el rating es especulativo y que, por lo tanto, tiene una elevada probabilidad de impago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *