Ahorro y Futuro

Nuestros ahorros, en mínimos

29 enero, 2019
Nuestros ahorros, en mínimos

Ahorramos poco, y cada vez menos. Los últimos datos del INE al cierre del tercer trimestre de 2018 sitúan la tasa de ahorro de los hogares españoles en el 5,2% de su renta disponible, mínimo histórico y muy lejos del máximo del 13,9% alcanzado en 2009.

Los ingresos y gastos son determinantes en la práctica del ahorro. Y también lo es la predisposición de cada persona. Los factores que han conducido a la cifra actual son un aumento del consumo tras la mejora de la economía, unos tipos de interés en mínimos que invitan a comprar de nuevo vivienda y  una reactivación general de la inversión, que según el INE era del 6,1% sobre la renta disponible al cierre de septiembre, frente al 3,9% de 2016.

El 37,7% de los hogares no tiene para imprevistos

En la baja tasa de ahorro influye también la incapacidad de reservar parte de los ingresos. De acuerdo con la encuesta de condiciones de vida del INE, el 9,3% de las familias llega a finales de mes con “muchas dificultades” y el 37,3% no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos.

Históricamente en España se ha ahorrado poco. Según un estudio de Isabel Cambón, del departamento de estudios de la CNMV, la tasa media en España ha sido del 9,1% de la renta disponible desde 1999, frente al 13% de la zona euro. Y en la actualidad existen grandes diferencias con países como Alemania o Francia donde llegan al 17,3% y 13,7%, respectivamente.

En plena crisis se ahorraba más porque se daba prioridad al pago de hipotecas y se posponían objetivos como la adquisición de un coche, de una casa o unas vacaciones idílicas. El paro, además, había alcanzado cotas históricas al superar el 25%.

El repunte del crédito al consumo es una de las señales del momento que indican que se ahorra menos. Sin embargo, el Banco de España ha alertado de que un aumento de casi un 50% de este tipo de préstamos desde 2014 puede generar ciertos problemas o desequilibrios como ocurrió en la última crisis financiera.

La CNMV cuenta que ahorrar poco puede tener efectos no deseables para la economía del país, pero también para la personal. Por ejemplo, estaría la imposibilidad de disponer de un remanente para complementar la pensión que percibiremos del Estado cuando llegue el momento de la jubilación.

Elorganismo aconseja realizar el esfuerzo de reservar parte del efectivodisponible y en caso de invertir, sopesar todas las alternativas disponibles ademásde la vivienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *