Ahorro y Futuro

Novedades para el ahorro privado en 2021

18 enero, 2021
Novedades para el ahorro privado en 2021

Si has comenzado el año con el firme propósito de ahorrar tiene que tener en cuenta ciertas novedades, que te afectan tanto si ese ahorrar irá destinado a preparar con tiempo la jubilación, como si su objetivo es hacerse un colchón para todo tipo de necesidades.

Lo cierto es que en 2020, coincidiendo con la situación de pandemia y las restricciones derivadas, las familias españolas hemos ahorrado mucho más de lo previsto. En concreto la Comisión Europea preveía una tasa de ahorro para los hogares españoles del 5,1%, un 4,7% menos que la  media de la Unión Europea, sin embargo en 2020, y asociado a la bajada del consumo,  nuestra tasa de ahorro se ha disparado al 22,5% de la renta disponible en el segundo trimestre del año.

Se reduce a 2.000 euros la aportación máxima a planes de pensiones individuales

Así pues, si ese ahorro se quiere destinar a la jubilación, hay que tener en cuenta nuevas limitaciones en las aportaciones a planes de pensiones individuales. En concreto, la aportación máxima pasa a ser de solo 2.000 euros -frente a los 8.000 vigentes hasta el momento-, de forma que solo se tendrá derecho a deducción en el IRPF por esa cantidad.

Al mismo tiempo, las aportaciones a los planes de pensiones colectivos o planes de empleo se amplía hasta los 10.000 euros. En cualquier caso, la suma del dinero destinado a individuales y colectivos no puede superar esos 10.000 euros.

También hay que tener en cuenta que se reduce lasaportaciones a planes de pensiones de nuestro cónyuge  -solo cuando aquel perciba rendimientosdel trabajo o actividades económicas inferiores a 8.000 euros- a 1.000 euros.Antes eran 2.500 euros.

Además tienes que saber que hay cambios en el tipo impositivo del IRPF, aunque solo afecta a las rentas del capital (ganancias patrimoniales y rendimientos del capital mobiliario) de más de 200.000 euros. En ese caso se incrementan en tres puntos, pasando el tipo del 23% al 26%. Eso es lo que habrá que pagar por las plusvalías obtenidas (diferencia entre el valor de adquisición y el de enajenación) cuando cobremos por ejemplo un productos de ahorro-inversión, por ejemplo un fondo de inversión. Estos tributan en la base liquidable del ahorro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *