Ahorro y Futuro

¿No consigues ahorrar? Te enseñamos a lograrlo

15 noviembre, 2018
¿No consigues ahorrar? Te enseñamos a lograrlo

¿Cuántas veces te has propuesto a ahorrar y no lo has conseguido? Si hace unos días te hablábamos del método japonés, conocido en occidente como kakebo, hoy te proponemos tres formas más (y un método de toda la vida…) con las que conseguirás interiorizar el hábito del ahorro.

Transferencias automáticas

Lo primero que debes hacer es abrirte una cuenta de ahorro diferente, que no podrás utilizar, y a la que solo dirigirás el dinero que quieras ahorrar. Fíjate en que no tenga comisiones o cuotas de mantenimiento altas, y valora la opción de contratar una cuenta remunerada, o complementarlo con un robo advisor, como Ahorrobot.

Luego debemos pensar en una cantidad,  que dependiendo de nuestro nivel de ingresos podrá ser mayor o menor, para dirigir todos los meses, sin excepción, a nuestra nueva cuenta. Es importante que lo hagamos a principios de mes programando una transferencia periódica, de este modo nunca contaremos con este dinero.

Es importante que a principios de mes programemos una transferencia periódica, de este modo nunca contaremos con este dinero.

Un euro a la semana

Guarda un euro la primera semana, dos la siguiente, después cuatro, cinco, seis… y así sucesivamente. Al seguir este método durante un año conseguiremos ahorrar… ¡1.378 euros!. Si consideras que no puedes hacer frente a las últimas etapas, existen variantes, como ponerse límites de semanas. Por ejemplo, si pensamos que lo máximo que vamos a poder ahorrar en una semana son 20 euros, en la semana 21 volveríamos a la cantidad de un euro, para volver a la misma cantidad en la 42, y así sucesivamente.  Otra opción es que si crees que al principio vas a tener más ganas de ahorrar que al final puedes darle la vuelta al método, de este modo la primera semana ahorrarías 52 euros (o 20), y la última solo un euro.

T. Harv Eker

En el libro ‘Los Secretos de la Mente Millonaria’, T. Harv Eker propone ahorrar con un sistema de reparto de ingresos según porcentajes. De tal manera que a principios de mes se dirige el 55% del sueldo a necesidades básicas: casa, luz, agua, alimentos…; el 10% para el ahorro (podemos emplear la técnica de la transferencia bancaria); el 10% para formación y desarrollo personal, como libros, cursos, exposiciones; otro 10% para inversiones a largo plazo, como el carnet de conducir, un viaje, o renovar el baño o la cocina; otro 10% para ocio y caprichos; y un último 5% para donativos.

Bonus track: la calderilla

 Se trata de volver al método tradicional de la hucha y vaciar todos los días la calderilla de los bolsillos o el monedero en ella. Te vas a sorprender de la cantidad de dinero que te encontrarás a final de mes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *