Ahorro y Futuro

El misterio de nuestra pirámide poblacional

18 agosto, 2016

En la actualidad la pirámide poblacional española se caracteriza por tener bajas tasas de natalidad y mortalidad y por un escaso crecimiento natural, pero ¿cómo hemos llegado a esta situación?

Entre los años 1960 y 1975 la base de nuestra pirámide se caracterizaba por tener una base fuerte, motivada por el desarrollo económico de los núcleos urbanos y el éxodo rural de aquellos años que hizo expandirse a ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona o Bilbao. En esos 15 años, la población ascendió desde los 30,4 millones hasta los 36 millones.

En la actualidad  pirámide poblacional española se encuentra invertida, lo que hace peligrar nuestro estado de bienestar.

Este aumento se ve acrecentado por la instauración de la Seguridad Social en nuestro país en 1963, que permite, por ejemplo, que los alumbramientos sean atendidos en hospitales. Un hecho que disminuye la mortalidad infantil y la de mujeres durante el parto lo que provoca a su vez el rejuvenecimiento de la población.

En los 70 el impulso económico hace crecer la nupcialidad lo que se traduce en un  aumento significativo de la natalidad, dando lugar al fenómeno conocido como baby boom. En España nacieron una media de 700.000 niños anuales, dando lugar a las generaciones más nutridas de nuestra historia. Actualmente esas generaciones rondan los 40-50 años.

Sin embargo, la incorporación de la mujer al mercado laboral produce que el índice sintético (isf) de hijos por mujer disminuya cuantiosamente. Si en los 60 el isf era de tres, en los 80 comienza a disminuir hasta cifrarse en los últimos años en torno al 1,2 por mujer.

En 1998 el crecimiento natural anual en España se situó en el 0,17%, lo que determinó el envejecimiento de la población, hoy característica fundamental de nuestra pirámide al ser fomentada por la inmigración.

¿Y ahora? Nuestra tasa de mortalidad desde los años 90 se mueve en torno a los 8,5 por mil, lo que desemboca en una población envejecida. Una característica acentuada por la baja natalidad que comenzamos a vivir a partir de los 80, pero que ahora se ha incrementado notablemente a consecuencia de la crisis económica en la que está sumergido nuestro país desde 2008.

Esta realidad ha provocado que nuestra pirámide poblacional se invierta, es decir que sea más ancha por arriba (los mayores de edad) que por debajo (los niños). Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el futuro son concluyentes. En 2052 habrá un 10% menos de habitantes y el 37% serán mayores de 64 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *