Ahorro y Futuro

La misión de las comisiones de control en los planes de empleo

24 septiembre, 2019
La misión de las comisiones de control en los planes de empleo

Como ya te contamos los planes de empleo son, al igual que los planes de pensiones, instrumentos de inversión y ahorro de cara a la jubilación, solo que en este caso el promotor es la empresa o Administración en la que trabajas. La aportación de los trabajadores, es decir los beneficiarios, son opcionales siendo obligación de la empresa realizarlas. 

Los planes de empleo guardan diferencias con los planes de pensiones. Por ejemplo, pueden incluir modalidades de rescate específicas y suelen beneficiarse de comisiones inferiores a las de un plan de pensiones individual, pero lo cierto es que también guardan similitudes.

Así, por ejemplo pueden ser de renta fija, variable o mixtos, o utilizar estrategias de gestión activa o pasiva. De hecho recientemente Caser ha lanzado un plan de pensiones asesorado por el gestor automatizado Indexa Capital.

Las Comisiones de Control de los planes de empleo están formadas, de forma equitativa, por representantes de la entidad promotora y por representantes de los partícipes y beneficiarios

Una de las principales diferenicas tiene que ver con su supervisión. Todos los planes de empleo y de pensiones están regulados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), dependiente del Ministerio de Economía, y controlados por una Comisión de Control, un órgano que se encarga de supervisar el funcionamiento y la ejecución de cada uno de los planes. Este instrumento de control está integrado, de forma equitativa, por representantes de los partícipes y beneficiarios, es decir por los sindicatos o personal y funcionarios al servicio del promotor, y por la propia empresa.

Las comisiones de los planes de empleo tienen varias misiones pero las principales podrían dividirse en cuatro: controlar el funcionamiento del plan, proponer y acordar las modificaciones sobre aportaciones y prestaciones, examinar y aprobar la actuación de la Gestora y de sus cuentas anualmente, y determinar el criterio de inversión a seguir con el patrimonio del fondo. Esta última suele delegarse en la Gestora aunque habitualmente se marcan una serie de pautas en cuantos a los plazos de inversión y el nivel de riesgo que puede llegar a tomar a la hora de invertir.

De hecho, para realizar cambios o tomar decisiones que afecten a la política de inversión de los planes de aportación definida para la contingencia de la jubilación se deberá contar con, al menos, el voto favorable de la mitad de los representantes de los partícipes en la Comisión de Control. Mientras que en los planes mixtos se requiere, al menos, el voto favorable de la mitad de los representantes del promotor en el caso de querer  tomar decisiones que afecten al coste económico asumido por la empresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *