Ahorro y Futuro

Los planes de pensiones te permiten equivocarte

21 abril, 2016

¿No estás contento con la rendición de tu plan? ¿Quieres aumentar o disminuir el riesgo que conlleva el producto que has contratado? En definitiva, ¿no estás contento con tu plan de pensiones y te gustaría cambiarlo? Pues suscribiendo los dichos de “nunca es demasiado tarde” y “todo el mundo tiene derecho a equivocarse”, los planes permiten traspasar o movilizar sin costes ni gastos fiscales el saldo acumulado de uno a otro en cualquier momento y tantas veces como quieras.

Además, dado el caso puedes elegir transferir el importe total acumulado o parte. Ninguna de las dos opciones conlleva pagos fiscales y al realizar el traspaso todos los derechos consolidados se mantienen. O lo que es lo mismo, la suma íntegra de las aportaciones que tengas realizadas a lo largo de los años y todos los beneficios que hayas generado hasta ese momento están asegurados íntegramente.

La suma de tus aportaciones al antiguo y al nuevo plan nunca podrán sobrepasar los 8.000 euros anuales.

Si ya estás decidido y quieres realizar el traspaso, debes saber que el destino de tus derechos puede ser otro plan de la misma gestora, otro plan de una gestora diferente o incluso un plan de previsión asegurado (PPA). Lo único que tienes que hacer es realizar una solicitud a la entidad gestora de destino (la que a partir de ahora administrará tu dinero) y ella se encargará de gestionar la movilización y de comunicar a la gestora de origen tu deseo.

El plazo máximo para que la gestión se lleve a cabo, en el caso de que la gestora de destino sea diferente de la de origen, será de cinco días hábiles, desde que esta última reciba la comunicación, y de tres días en el caso de que la gestora de origen y de destino sea la misma. Hasta que no se efectúe el traspaso no sabrás exactamente el valor liquidativo al que se ha realizado la operativa.

En todo caso, por muy fácil que sea y aunque no existan límites de cambio, tienes que tener en cuenta que se trata de un producto de ahorro a largo plazo y que por lo tanto su rendimiento debe estudiarse al final de la vida del mismo ya que las rentabilidades a corto plazo no son especialmente relevantes. Pero si no quieres esperar al momento del rescate para ver si has conseguido lo que esperabas, los expertos aconsejan estudiar el comportamiento histórico del plan en relación a la inflación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *