Ahorro y Futuro

Lo dice hasta la Biblia… habrá que arriesgarse

2 junio, 2016

Para ganar es necesario tomar ciertos riesgos. Esto ocurre tanto en la vida como en las inversiones y, por supuesto, en los planes de pensiones. En todas las facetas puedes tomar una posición conservadora, pero si quieres salir vencedor el riesgo es inevitable, así lo advierten –y aconsejan– los expertos e incluso la Biblia, y si lo dice hasta la Biblia…

En el libro Eclesiastés del Antiguo Testamento se puede leer: “El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra. Si contempla cada nube, nunca cosecha. Así como no puedes entender el rumbo que toma el viento ni el misterio de cómo se forma el niño en el vientre de la madre, tampoco entiendes la obra de Dios, creador de todas las cosas. Siembra tu semilla en la mañana y no te des reposo, pues nunca sabes cuál siembra saldrá mejor, si ésta o aquélla, o si ambas serán igual de buenas”.

Las decisiones de la vida nunca son fáciles. Trasladadas a la agricultura la complejidad se hace evidente. Obtener una buena cosecha depende de muchas cuestiones, que siempre hay que tener en cuenta: el suelo, la calidad de la semilla, el clima… Pero al final a la hora de sembrar los riesgos siempre existen. Aunque no se prevea puede llover mucho e inundar la plantación o puede haber una sequía que haga perderla por falta de agua. Pero al final para poder recoger la cosecha hay que sembrar previamente, y por lo tanto asumir riesgos.

Para que tu inversión sea rentable, debes asumir riesgos.

Este es un claro ejemplo de que para obtener un objetivo en la vida hay que arriesgarse, siempre teniendo en cuenta los distintos factores que podamos llegar a tener a nuestro alcance.

A la hora de invertir tendremos que tener en cuenta las perspectivas de mercado, tanto en renta fija como en renta variable, la situación económica y políticas del lugar donde vayamos a dirigir nuestras inversiones o el comportamiento histórico de un determinado valor, para intentar tener el máximo de factores bajo control, pero al final, si lo que se persigue es obtener rentabilidad, será imposible dejar el riesgo de lado.

En este sentido desde EFPA (Asociación Española de Asesores y Planificadores Financiero-Patrimoniales) aconsejan que cuanto más joven seas adoptes mucho más riesgo con el fin de obtener una mejor rentabilidad a largo plazo, para después ir trasladando con el paso del tiempo tu cartera a posiciones más conservadoras.

Mientras que si te encuentras en los últimos años de tu vida laboral, desde la asociación consideran una mejor opción los planes de pensiones de renta fija a corto plazo (24 meses) y los planes de previsión asegurados, más conocidos como PPA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *