Ahorro y Futuro

¿Invertir a corto o a largo plazo? ¿Qué me conviene más?

5 junio, 2020
¿Invertir a corto o a largo plazo? ¿Qué me conviene más?

Una de las normas a la hora de comenzar a invertir consiste en definir el horizonte temporal. A grandes rasgos podemos centrarnos entre invertir a corto o a largo plazo, aunque es cierto que también existe la posibilidad de fijarnos metas entre estas dos posibilidades, es lo que llamamos el medio plazo, quelo desarrollaremos en otro post.

Invertir a corto o a largo plazo depende, en gran parte, de nuestro objetivo de inversión. No es lo mismo hacerlo pensando en la meta de casarnos en tres años, que en costear los estudios universitarios de nuestros hijos cuando nacen. Pero sea cual sea nuestro fin debemos tener claro lo que implica cada una de las dos opciones y los riesgos que tendremos que tomar si optamos por una o por otra.

Cuando invertimos a largo plazo las probabilidades de ganar dinero aumentan exponencialmente

Nunca está de más recordar a Benjamin Graham cuando hablamos de inversión. En una ocasión definió a los mercados de valores como esquizofrénicos en el corto plazo, pero que, sin embargo, lograban recuperar la cordura en el largo. De igual modo, Warren Buffet  los calificó de maniaco depresivos e incluso aseguró que adivinar el comportamiento de las acciones en el corto plazo era una tarea completamente imposible. Una de sus frase más míticas dice que los mercados a corto plazo son una máquina de votar, pero a largo, una máquina de pesar.  En otras palabras, invertir en renta variable en espacios cortos de tiempo es comparable a un juego de azar o a tirar una moneda al aire, nunca sabes lo que puede llegar a pasar. 

Sin embargo, cuando hablamos de mayores horizontes temporales todos los grandes gurús coinciden: las probabilidades de aumentar el capital invertido aumentan exponencialmente. Y no lo hacen solo por las grandes decisiones de los gestores, sino porque lo normal es que la economía tienda a crecer. Según un estudio de JP Morgan, en los últimos 20 años el S&P 500 ha ofrecido un retorno anualizado del 7,2%. Y lo ha hecho al calor de las empresas que cotizan en él y por ende, gracias al crecimiento de la economía americana. Además, invirtiendo a largo plazo contamos con el beneficio del interés compuesto.

En definitiva, buscar ganancias rápidas a corto plazo tiene una alta probabilidad de hacernos perder dinero. Mientras que la historia demuestra que ganarlo a largo plazo es mucho más probable, siempre que lo hagamos con paciencia y sin dejarnos llevar por las emociones. De todos modos, invirtamos a corto o a largo plazo siempre existen opciones. Eso sí, la renta variable es mejor dejarla para plazos más extensos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *