Ahorro y Futuro

¿Hay inversiones seguras?

13 marzo, 2018
¿Hay inversiones seguras?

Hacer esta pregunta no es lo mismo que cuestionarnos si algo es blanco o negro, es decir, tiene sus matices. Lo primero que debemos tener claro es que para obtener una rentabilidad atractiva en nuestras inversiones deberemos tomar riesgos.Para decir que las inversiones son seguras deben ofrecernos una rentabilidad conocida previamente y que su volatilidad sea nula. Pero ¡ojo! porque aun cumpliendo esta característica nos podemos encontrar con el riesgo.

Para que una inversión sea considerada como segura debe ofrecernos una rentabilidad conocida previamente y que su volatilidad sea nula

Una opción que por norma nos promete tranquilidad es la de los fondos de inversión garantizados o los planes de pensiones garantizados. Este producto, como su propio nombre indica, nos garantiza de forma total o parcial nuestro capitalAdemás lo más corrientes es que nos prometan una rentabilidad una vez lleguemos a una fecha,  conocida de antemano. Eso sí, si intentamos recuperar nuestro dinero antes de ese plazo estipulado la garantía desaparecerá.

Otra alternativa que cumple con los criterios de seguridad anteriormente descritos es la renta fija. Estos préstamos, que hacemos a instituciones públicas o privadas, siempre nos dan a conocer cuando podremos recuperar nuestro dinero y qué rentabilidad obtendremos por él. Pero como ocurre con los fondos o planes garantizados si decidimos recuperarlos antes de tiempo las condiciones desaparecerán y podremos tener pérdidas. Además, hay  que tener en cuenta al invertir en renta fija debemos conocer muy bien a quién prestamos, ya que un país o una corporación solvente con muy alta probabilidad harán frente a sus compromisos, pero ¿podemos decir lo mismo de un país emergente o una empresa incipiente?

Cuando hablamos de inversiones seguras siempre nos centramos en aquellas opciones que nos evitan las perdida de manera directa, pero casi siempre caemos en el error de olvidarnos de la perdida indirecta de capital. Como ya hemos hablado otras veces, la inflación hace que los precios de los bienes y servicios aumenten con el paso del tiempo, por lo que cada vez nos hará falta más cantidad de dinero para comprar las mismas cosas. Si no queremos que nuestro dinero pierda valor, nuestras inversiones, como mínimo, deberán batir a la inflación, pero la realidad es que actualmente las opciones que conocemos como seguras no consiguen, por regla general, superarla.

Por ejemplo, dirigir nuestros ahorros a los depósitos bancarios en un principio puede parecernos la opción más fiable hasta los 100.000 euros -hasta esta cantidad nuestros ahorros estarán garantizados en caso de quiebra de la entidad a través del Fondo de Garantía de Depósitos- pero como su rentabilidad actualmente es cercana a cero no conseguirá superar a la inflación y a la larga nos hará perder dinero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *