Ahorro y Futuro

La población española, en números rojos

28 junio, 2016

Llevamos tiempo escuchando que la pirámide poblacional va a protagonizar un cambio de tendencia, que habrá un momento en el que el número de nacimientos será inferior al de fallecimientos y que como consecuencia nuestro sistema público de pensiones será imposible de mantener tal y como está diseñado. Pues bien, ese momento ha llegado.
Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2015, y por primera vez desde que hay datos anuales, se registró un crecimiento vegetativo negativo. En otras palabras, murieron más personas que las que nacieron.

Se trata de un balance provisional, pero según estos primeros datos del INE, el año pasado nacieron en nuestro país 419.109 personas frente a las 422.276 que fallecieron. Descontando a los nacidos y los difuntos no residentes en el país, el resultado ofrece un saldo negativo de 2.753 personas. Estos resultados ya podían imaginarse tras el primer trimestre del años cuando ya habían fallecido en España 20.000 personas más de las que habían nacido.

El saldo vegetativo negativo hace peligrar el sistema de pensiones.

Comparando 2015 con 2014, el INE muestra que en España nacieron 419.109 niños, lo que suponen 8.486 alumbramientos menos que en 2014. Tomando como referencia el año 2008, cuando el número de nacimientos tocó máximos en 30 años al situarse en los 519.779, la cifra ha descendido un 19,4%.

La comunidad autónoma en la que mayor descenso se produjo fue Ceuta, con un 9,1% menos, seguida de Melilla con un -6,6%, Cantabria (-4,3%) y La Rioja (-3,5%). En cuanto a defunciones, sin embargo, en Ceuta fue en la única comunidad en la que se redujo el número de fallecimientos, al descender un 2,6%. En el resto crecieron, destacando a Madrid, donde ascendieron en un 8,6%, Andalucía (8,5%) y Castilla La Mancha con un 8,2%.

Si observamos el saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) los resultados aportaron datos negativos en 10 comunidades y positivo en siete.

El INE explica que la caída en los nacimientos obedece a que el número de mujeres en edad de ser madres continúa bajando debido a tres razones. En primer lugar, porque el rango de las que tienen entre 15 y 49 años está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de la década de los 80 y primera mitad de los 90. En segundo lugar, por el menor flujo de inmigración exterior. Y, en tercero, por el mayor número de emigraciones al exterior en los últimos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *