Ahorro y Futuro

España y Japón, semejantes en su jubilación

14 julio, 2016

Los españoles y los japoneses tenemos costumbres muy diferentes: Nosotros saludamos con la mano o con dos besos, y ellos realizan una reverencia. Nosotros comemos con cuchillo y tenedor y ellos con palillos. Nosotros bebemos vino y ellos beben sake. A nosotros nos gusta tomar el sol y ellos se esconden debajo de un paraguas. Pero también tenemos semejanzas que nos unen, entre ellas nuestra demografía y nuestro problema actual con el sistema de pensiones, del que depende nuestra jubilación.

Actualmente Japón y España tienen una de las sociedades más envejecidas del mundo. En el país asiático la esperanza de vida al nacer para una mujer supera los 87 años, mientras que el caso de los hombres es de 82. Nuestra esperanza de vida es de 85 para las mujeres y ligeramente por debajo de los 80 para los hombres.

La esperanza de vida en Japón y España son de las más altas a nivel mundial.

Con esta estructura demográfica garantizar el estado de bienestar es una ardua tarea para ambos países. Uno de sus principales retos hoy en día es garantizar la sostenibilidad de su sistema público de pensiones. Uno de los graves problemas de España y del que Japón carece es su alta tasa de desempleo, un 20,1% frente al 3,2%. Esto supone que en nuestro país el porcentaje de la población en edad de trabajar que se encuentra contribuyendo al sistema es mucho menor que en el país oriental, por lo que esta tarea se complica aún más.

En cuanto a la edad legal de jubilación, en Japón es de 65 años con el requisito de haber cotizado al menos 40 años para acceder a la pensión máxima. En España hasta la última reforma del sistema la edad era de 65 años para todo el mundo, pero tras ella durante los próximos años se irá ascendiendo paulatinamente la edad de jubilación hasta llegar en 2027 a los 67 años para aquellos que acrediten menos de 38 años y 6 meses de cotización. Para aquellos que sí que lo justifiquen seguirá siendo de 65 años.

En Japón también se puede acceder a la jubilación anticipada como en España. En su caso es a partir de los 60 años, aunque está siendo incrementada. Su penalización es de un 6% por año. Posponer la jubilación también es posible en el país nipón y su bonificación es de un 8,4% anual. Y al igual que en nuestro país es posible combinar el cobro de la pensión con un trabajo remunerado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *