Ahorro y Futuro

¿El dinero debajo del colchón? No es buena idea

6 septiembre, 2018
a opción de guardarlo debajo del colchón no es la más adecuada

Las familias españolas tenemos 2,13 billones de euros en activos financieros, según los últimos datos del Banco de España referentes al primer trimestre de 2018. Este dinero está repartido entre depósitos, efectivo, fondos de inversión y planes de pensiones, Bolsa, seguros, etc. Lo que no es buena idea es dejarlo guardado debajo del colchón.

Históricamente, el depósito y el efectivo han sido las elecciones preferidas. Pero están perdiendo peso de manera paulatina, en favor del resto de productos, especialmente en  los fondos de inversión. En un entorno de tipos de interés en mínimos históricos, los inversores están optando por productos que le proporcionen mayor rentabilidad.

Históricamente, el depósito y el efectivo han sido las elecciones preferidas

Poner el ahorro a trabajar es lo mejor que puedes hacer.  La opción de guardarlo debajo del colchón no es la más adecuada. Te contamos las razones:

Seguridad. Tener el dinero en casa puede ser un riesgo. Puede haber un robo o algún accidente como un incendio o deterioro del papel, si se trata de billetes. En estos casos, no tenemos ningún tipo de garantía y puede generar cierta intranquilidad.

Garantía. Sin embargo, en España existe el denominado Fondo de Garantía de Depósitos, que protege el dinero ante la insolvencia de una entidad financiera. Si tenemos una cuenta corriente, una libreta de ahorro o un depósito a plazo se garantiza hasta 100.000 euros por titular.

Hacienda. Si el recaudo que mantenemos en casa nos permite hacer grandes desembolsos, o gastos de forma continuada, es probable que Hacienda abra una investigación para averiguar la procedencia del mismo.

Inflación. Tener el dinero paralizado supone una pérdida del valor. Si los precios suben (IPC), pongamos un 2% anual, estaremos perdiendo poder adquisitivo. Tenemos lo mismo, pero necesitamos gastar un 2% más; es decir, podremos comprar menos cosas.

Realidad. El sistema público de pensiones está cambiando y lo seguirá haciendo por factores como el envejecimiento de la población. Ahorrar para la jubilación se ha convertido en una necesidad si queremos mantener un cierto nivel de vida. Hay múltiples productos para hacerlo que pueden generar además plusvalías.

Oferta. Aparte de la jubilación, existe un amplio abanico de opciones adecuadas a cada perfil de cliente que pueden hacer que el ahorro se incremente. En casa, imposible que esto ocurra.

Interés compuesto. Einstein dijo que “era la fuerza más poderosa del mundo”. Si además reinviertes los beneficios de forma continuada en el tiempo puedes lograr un gran resultado. Un ejemplo: si inviertes 3.000 euros y ganas un 5% el primer año, tus ahorros se convierten en 3.150 euros. Si inviertes lo acumulado (3.150 euros) y logras otro 5% el segundo año, la cuantía se convierte en 3.307,5 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *