Ahorro y Futuro

Educación financiera desde la infancia

7 octubre, 2019
Educación financiera desde la infancia

¿Entiende bien las condiciones de su hipoteca? ¿Sabe hacer un presupuesto para su economía doméstica? ¿Sabe calcular lo que renta su cuenta corriente? Los españoles seguimos teniendo lagunas en nuestros conocimientos financieros, una de las eternas asignaturas pendientes.

De hecho, según una encuesta del Banco de España y la CNMV, el 40% de los españoles no entendemos qué es la inflación, un 50% la diversificación del riesgo y casi un 60% no había escuchado hablar del interés compuesto. Para que esto no siga pasando, nada mejor que empezar desde pequeños a familiarizarnos con conceptos financieros básicos que podemos ir complicando a medida que nuestros hijos cumplen años.

De hecho, Unicef considera que “la educación financiera en los niños y los jóvenes es esencial para asegurar una población que sea capaz de tomar decisiones con conocimiento de causa”.

Unicef considera que “la educación financiera en los niños y los jóvenes es esencial”

Formarnos desde niños en conceptos como el ahorro, la inversión, el endeudamiento o el riesgo es básico. Así lo entendemos desde Caser al participar en iniciativas como, por ejemplo, el programa educativo El riesgo y yo. Impulsada desde la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) y la Fundación Junior Achievement, este programa busca fomentar la reflexión de los alumnos de la ESO y el Bachillerato sobre la importancia de gestionar y prevenir el riesgo.

No podemos dejar de mencionar también la web Finanzasparatodo.com, un portal impulsado por la CNMV y el Banco de España que incluye un apartado especial, la ludoteca, dedicado a enseñar mediante juegos a niños y jóvenes a ahorrar o a hacer un presupuesto con ingresos y gastos. Algo muy útil, ya que nuestros jóvenes suspenden en ese tipo de conocimientos, tal y como se demostró en el último informe PISA elaborado por la OCDE.

¿Cómo empezar con conceptos básicos como por ejemplo el ahorro? Tal y como hemos contado en más de una ocasión, para que los niños experimenten y practiquen cuanto antes, es recomendable incentivarles el ahorro redondeando lo que meten en la hucha. Por cada 80 céntimos que guarden, los padres ponen veinte para llegar al euro, por ejemplo. También es esencial inculcar que el ahorro tiene un objetivo: una entrada para el cine, comprarse un juego para la consola o una falda de bailar.

Recierda que desde 2015 se celebra el primer lunes de octubre el Día de la Educación Financiera. Su objetivo es que la población entienda la importancia de tener conocimientos financieros y de las repercusiones reales que se derivan para nuestra economía doméstica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *