Ahorro y Futuro

Ahorrar no es lo mismo que invertir, y viceversa

8 febrero, 2018
Ahorrar no es lo mismo que invertir, y viceversa

Pagar de forma puntual las deudas y sufragar los gastos cotidianos y que quede algo de dinero cada mes resulta difícil para una gran parte de la población española. Pero si eres de los que tiene un poco de dinero disponible, plantéate ahorrar o invertir. Debes ser consciente de que no es lo mismo. Te contamos la diferencia.

AHORRAR

  • Es el primer paso para invertir.
  • “Es cuando un ahorrador tiene la disciplina de asignar una cantidad periódica de dinero con el objetivo de acumular suficiente importe para un fin concreto”, explica Juan José Cotorruelo, director de vida y pensiones de Caser. La forma más habitual es hacerlo a través de una cuenta bancaria.
  • Es una opción líquida, es decir, puedes disponer del dinero en cualquier momento.
  • La rentabilidad es moderada. La entidad puede ofrecer algún tipo de interés, pero será muy bajo.
  • El valor real depende de la evolución del IPC (Índice de Precios al Consumo). Pongamos un ejemplo: en la última década inflación ha subido un 19%, según las estadísticas del INE, y casi un 100% desde 1992. Aunque hayamos ahorrado, necesitaremos ahora más dinero que antes para comprar.
  • La cuenta donde esté depositado el ahorro puede tener algún tipo de comisión, como la de mantenimiento.

INVERTIR

  • El objetivo es que la cantidad de dinero sea superior en el tiempo. “No es necesario que se tenga la disciplina de acumular periódicamente dinero”, apunta Cotorruelo.
  • Existen múltiples opciones: depósitos, acciones, renta fija, fondos, planes de pensiones… La ventaja de disponer de un abanico tan amplio es que cualquier perfil de cliente puede encontrar el que más se adecúe a su riesgo.
  • La obtención de rentabilidad se asocia al producto elegido y también al plazo. A mayor riesgo, mayor ganancia potencial. Y también, cuando mayor sea el plazo, más posibilidad hay de rentabilizar la inversión. El depósito sería la opción más conservadora, pero en la actualidad la mayoría no llega al 1%.
  • Se puede perder todo el capital.
  • Es ilíquida. No se puede disponer del dinero cuando se quiera.
  • Se aplican comisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *