Ahorro y Futuro

Declaración de la renta: no te olvides de los planes de pensiones

1 mayo, 2020

Seamos sinceros, uno de los principales motivos por los que la gente decide ahorrar para la jubilación a través de un plan de pensiones es su beneficio fiscal a la hora de hacer la declaración de la renta. Las aportaciones a planes de pensiones permiten reducir nuestro IRPF hasta 8.000 euros, o hasta el 30% de nuestros rendimientos del trabajo y actividades económicas si la cantidad es menor. Por ejemplo, para un salario neto de 22.000 euros, el máximo que podríamos deducirnos en la renta serían 6.600 euros.

Pero, eso siempre que, llegado el momento de presentar la declaración de la renta, nos acordemos de revisar que todos los datos están correctos en el borrador. Si tuviésemos que modificar o elaborar la declaración desde cero es importante conocer en qué parte del documento se deben reflejar los datos correspondientes a planes de pensiones. En concreto, los datos sobre nuestros ahorros destinados a planes de pensiones o Planes de Previsión Asegurados (PPAs), debemos reflejarlos este ejercicio entre las casillas 462 y 476 de la declaración de la renta.

Los datos de los planes de pensiones se ponen en las casillas que van de la 462 a 476 de la Declaración de la Renta

Por poner un ejemplo del beneficio fiscal que implican estos vehículos, si tuviésemos un salario de 25.000 euros y aportásemos 3.000 euros a un plan de pensiones, de cara a Hacienda sería como si hubiésemos ganado 22.000, y por tanto pagaremos impuesto sobre esa cantidad. Eso sí, según los datos de Gestha, el sindicado de técnicos del Ministerio de Hacienda, por esa aportación de 3.000 euros al plan de pensiones, una renta de 25.000 euros se deducen 900 euros, frente a los 1.350 que podría deducirse una renta de 80.000 euros.

Lo cierto es que llegado el momento de su rescate deberemos afrontar esas deducciones de las que nos hemos ido beneficiando al cabo de los años. Es por ello por lo que es tan importante elegir la mejor formula para recuperar nuestros ahorros cuando llegue la jubilación, y tener en cuenta que, tanto el dinero aportado como los beneficios, tributan como rentas del trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *