Ahorro y Futuro

Cómo ahorrar en las comidas y cenas de Navidad

17 diciembre, 2019
Cómo ahorrar en las comidas y cenas de Navidad

Con la Navidad llegan las comidas y cenas con familiares, amigos, compañeros de trabajo… Las grandes celebraciones al torno a una mesa son prácticamente una constante diaria. Por ello no es de extrañar que el segundo mayor desembolso que hagamos en estas fechas sea la alimentación y bebidas. Si en total gastaremos 541 euros según la consultora Deloitte, 173 euros irán destinados a esta partida, un 3,6% más que las previsiones de 2018. Estos consejos te ayudarán a rebajar el gasto y por qué no a ahorrar también en estas fechas. 

Lo primero es preparar un presupuesto y no pasarnos de él. Por otra parte, al igual que ocurre con los regalos, si somos previsores con las compras de alimentación y bebidas también nos podremos beneficiar de importantes ahorros, aunque por razones algo diferentes. Es una realidad que mayor demanda, mayores precios. Seguramente no te habrá pasado desapercibido que al acercarse las fechas clave, como Nochebuena y Navidad o Nochevieja y Año Nuevo, los establecimientos suelen subir el importe de algunos productos.

Ser comedidos con las cantidades a la hora de servir la comida de Navidad tiene triple beneficio

Si hablamos de bebidas, muchas veces podemos encontrar ofertassi nos alejamos de esos días. Por su parte, el coste de algunos pescadosmariscoscarnespueden incluso duplicar su valor. No dejes pasar la oportunidad de las ofertas 2×1 o 3×1, adelántate a esos días y congela. En muchos alimentos no serán apreciables los cambio en su textura, sabor y propiedades. Lo importante es descongelarlosen la neveray no al aire libre. Para las carnes, además de congelarlas, otro consejo es comprarlas enteras

Otra solución es buscar alternativas más económicas a las típicas. Por ejemplo, en vez de cocinarpavo o capón, podemos optar por pollo relleno o magret de pato. O en lugar de cordero, cochinillo o solomillo, pierna de cerdo al horno o conejo con patatas. En cuento a los pescados, los que más se encarecen para Navidadson la lubina, el besugo y la merluza, una sardina asada o el salmón a la plancha también resultan opciones interesantes.

Por otra parte, muchas veces los productos de marcas blancasson fabricados en el mismo sitio y con los mismos ingredientes que los conocidos. Optar por ellos no nos harán renunciar a la calidad y si harán que gastemos menos dinero. Tampoco hay que dejar de lado los productos de temporada, un puré de castañas o una mermelada de uvas quedarán perfectos en nuestra mesa y nos saldrá más barato que, por ejemplo, una confitura de fresas.Una realidad en todos los hogares son los excesos. No hay comida de Navidad sin que la encargada de la organización prepare de más. Hacer un menú cerrado evitará caer en caprichos innecesarios. Además ser comedidosa la hora de preparar cantidadesno solo ayudará a reducir el gasto, si no también a no desperdiciar alimentos, y por qué no a intentar no sobrepasarnos, algo que, sin duda, nuestro cuerpo agradecerá. 

Y si las comidas se hacen fuera, aprovechar descuentos de portales como El Tenedor o Groupon pueden rebajar nuestra cuenta final hasta un 30% o un 50%. Una cantidad que en una sola comida puede no parecer mucho –aunque también dependerá del precio por comensal-, pero que si sumamos más citas hará que nuestro bolsillo no sufra tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *