Ahorro y Futuro

Cómo ahorrar según tu edad (III): pasados los 55, busca seguridad

15 junio, 2017
Cómo ahorrar según tu edad (III): pasados los 55, busca seguridad

No es lo mismo ahorrar cuando se es joven que cuando  ya tenemos más edad y vemos cercana la jubilación. Ahí el nivel de riesgo a asumir es la clave. Pasados los 55 años, toca ser conservadores y buscar la máxima seguridad.

Si para ahorradores jóvenes el riesgo puede ser ‘alegre’, el conservadurismo es lo recomendable según queden pocos años para acceder al retiro. Es decir, debemos pensar en planes de pensiones u otros productos con sesgo moderado: poca renta variable y más activos que ofrezcan la máxima seguridad posible, aunque la rentabilidad previsible sea poca. Hay que tener en cuenta que si hubiera una bajada brusca de la Bolsa poco antes de jubilarnos nos dejaría sin tiempo para recuperarnos.

El conservadurismo es lo recomendable según queden pocos años para acceder a la jubilación

Otras opciones a contemplar pasan por los fondos de inversión –garantizados, renta fija o mixtos muy defensivos-, un Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) –opta por la modalidad de rentabilidad fija en estos seguros individuales- o los Unit linked. Estos últimos son seguros que tienen como activo subyacente un fondo de inversión, en los que también podemos elegir el nivel de riesgo.

Si estás pensando en incrementar lo aportado al plan de pensiones, recuerda que el tope anual es de 8.000 euros, un límite que también afecta a los Planes de Pensiones Asegurados (PPA).

Además conviene tener en cuenta la fiscalidad que tiene cada producto a la hora de cobrarlo. Así por ejemplo el dinero rescatado de un plan de pensiones tributa como rendimiento del trabajo. Si se nos ocurriera cobrarlo todo de una vez, se aplicaría a todo el dinero el tipo marginal del partícipe, que en ese momento probablemente será más alto que antes de cobrar el dinero. Seguramente será mejor rescatar solo una parte, en forma de renta o cobrarlo cuando ya nos hayamos jubilado y nuestros ingresos mensuales, al ser menores, hagan que baje nuestro tipo marginal.

En cualquier caso, si nos has sido previsor ahorrando mediante instrumentos pensados para ese fin, siempre te quedan las rentas vitalicias si tienes algo de patrimonio. Esta fórmula consiste en convertir en renta mensual cualquier activo de valor, desde acciones, una casa o joyas, por ejemplo. Se aporta ese activo como rima única  y la aseguradora calcula una renta vital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *