Ahorro y Futuro

4 motivos por los que deberías empezar a ahorrar a los 30 años

7 abril, 2016

Tú, que acabas de terminar tus estudios y de encontrar un trabajo con el que poder independizarte, ¿cómo vas a pensar en el ahorro para la jubilación? Aquí van cuatro razones que te pueden hacer cambiar de opinión.

1. Menor esfuerzo

Cuanto antes se comience a ahorrar, el esfuerzo será menor, ya que la hucha contará con más años para llenarse. Por ejemplo: si se quiere contar con 40.000 euros al final de la vida laboral y se empieza a ahorrar con 30 años, el importe anual será de algo más de 1.000 euros mientras que si se comienza con 50 para el mismo objetivo, el importe prácticamente se triplica .

2. La pensiones públicas no están garantizadas

La creciente inversión de la pirámide poblacional provoca que los países más desarrollados estén sufriendo un proceso de envejecimiento de la población. En España tal y como van las cosas nadie es capaz de asegurar que la pensión pública vaya a estar disponible cuando los jóvenes lleguen a la jubilación. De hecho, cada vez hay más voces que apuntan que el actual sistema tiene la vida contada. Pero en el caso de que el Apocalipsis del sistema no llegase, nunca está de más poder combinar una posible pensión pública con una privada y así contar con una doble prestación cuando llegue el momento.

¡Echa cuentas! conoce cuándo y cómo tienes que empezar a ahorrar con nuestra Calculadora.

3. Aprovechar más tiempo la deducción de las aportaciones

Cuanto antes se abra el plan, más tiempo de beneficio fiscal. Los planes de pensiones son un producto financiero que nos permite, mientras estemos aportando, dentro de nuestra vida laboral, disfrutar de ciertos beneficios fiscales al poder deducir de la base imponible de la declaración de la renta el total de la aportación. El límite máximo que se puede deducir de la base imponible del IRPF por aportaciones a planes de pensiones y otro tipo de productos de previsión social complementaria (seguros, PPA…) es de 8.000 euros, independientemente de la edad. Así que, además del ahorro en el plan, es muy posible que Hacienda te devuelva dinero extra.

4. Aspirar a mayores rentabilidades

Hay que tener en cuenta que las gestiones de los planes se realizan a largo plazo y que las rentabilidades, en ocasiones, no prosperan hasta pasados varios años. Hay que pensar que cuanto más capital aportemos en el tiempo los intereses también serán mayores. Enfrentarse a un plan de mayor riesgo (renta variable) y por lo tanto mayor rentabilidad futura, solo es aconsejable a edades tempranas de ahorro. Según nos vayamos acercando a la jubilación habrá que optar por planes más conservadores con menores rentabilidades pero también con menor riesgo.

 

1 comentario

  1. Juan Tamariz dice:

    ¡Excelentes consejos! La verdad es que hay que ir pensando en el futuro aunque lo veamos lejano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *